Revista Oriental

Taiwán Informa

ABREN NUEVA EMBAJADA EN TAIPEI

Washington consolida lazos

From left; Chairman of the American Institute in Taiwan (AIT) James Moriarty, US assistant Secretary of State for Education and Culture Affairs Marie Royce, Taiwan’s President Tsai Ing-wen, Overseas Buildings Office Principal Deputy Director Ambassador William Moser and AIT Director Kin Moy pose for press before inaugurating during the dedication ceremony of the American Institute in Taiwan (AIT) , de’facto embassy, new office complex in Taipei, Taiwan, Tuesday, June 12, 2018. (AP Photo /Chiang Ying-ying)

Estados Unidos inauguró en Taiwán una nueva embajada de facto, en ausencia de lazos diplomáticos oficiales, que simboliza la importancia de sus relaciones bilaterales en un momento en el que tanto Washington como Taipei enfrentan tensiones con Beijing.
Al evento asistieron la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, y el primer ministro, William Lai, lo que manifiesta la gran importancia que Taiwán concede a la ampliación de este complejo.
La nueva sede de facto se llama oficialmente Instituto Americano en Taiwán (IAT), ha costado unos 250 millones de dólares y albergará a más de 500 empleados en sus 6,5 hectáreas de extensión que estarán protegidas, según algunas fuentes, por marines estadounidenses.
“La amistad entre Taiwán y Estados Unidos nunca ha sido más prometedora”, dijo la presidenta isleña durante la ceremonia, y añadió que se trata de “la declaración más sólida posible sobre la salud de los lazos y el reflejo de una profunda amistad y valores compartidos”.
El presidente del IAT, James Moriarty, calificó la inauguración de la sede de representación como un “símbolo importante del compromiso entre EEUU y Taiwán”.
Por la parte estadounidense, asistieron la secretaria adjunta de Asuntos Educativos y Culturales del Departamento de Estado, Marie Royce, y el congresista Gregg Harper, entre otros.
La delegación estadounidense ha sido de bajo nivel debido a la coincidencia con la cumbre entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, que se celebró en forma coincidente en Singapur, y a las protestas de China, que defiende que Taiwán es parte inseparable de ella.
Trump ha protagonizado un evidente acercamiento a Taiwán, con una conversación telefónica en 2016 con la presidenta, la venta de armas y una ley que puso fin a las restricciones a los viajes oficiales entre altos funcionarios estadounidenses y taiwaneses.

Recibe noticias, novedades y contenido exclusivo Gratis !
Please wait...
Mira las publicaciones de nuestros números anteriores