Revista Oriental

Uncategorized

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Hacia el futuro

La región insular es el centro neurálgico de la cadena global de suministros tecnológicos, apuesta por más innovación para proveer al mundo de máquinas capaces de razonar.
La llegada masiva de la inteligencia artificial (IA) en los próximos años parece ser un hecho para las grandes firmas tecnológicas del planeta. La promesa de máquinas que, más allá de procesar datos, perciban, razonen y actúen ya no suena a quimera, por eso los sectores público y privado de Taiwán están desarrollando diferentes estrategias que les permitan ponerse a la cabeza del sueño de la IA.
En los últimos meses el gobierno taiwanés dio a conocer una serie de planes que buscan convertirla en la punta de lanza de la IA. A finales de abril, el Ministerio de Ciencia y Tecnología (MOST, siglas en inglés) del yuan Ejecutivo que preside Tsai Ing-wen daba a conocer una iniciativa para crear unos laboratorios de inteligencia artificial en Taipei y, posteriormente, presentó un plan de cuatro años de duración destinado a impulsar el desarrollo de la industria de semiconductores, en concreto para aplicaciones de IA.
El plan de cuatro años propuesto por el MOST invertirá algo más de 130 millones de dólares estadounidenses en la creación de un ecosistema innovador para la IA. El proyecto de la agencia gubernamental taiwanesa incluye la construcción de infraestructuras, la formación de especialistas y el establecimiento de centros de investigación relacionados con esta tecnología.
Empresas líderes de uno de los sectores claves de Taiwán, el de los semiconductores, fueron consultadas por el MOST a la hora de diseñar el proyecto de desarrollo de la IA. Una de las consultadas, Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC, siglas en inglés), gastó más de 2 200 millones de dólares estadounidenses en innovación y desarrollo el año pasado, dando cuenta de la importancia que da el sector privado del país a la carrera tecnológica.
“La IA es una parte fundamental de lo que TSMC llama ‘computación ubicua’”, indica un portavoz de dicha compañía, añadiendo que esta “no ve la computación como algo que solo ocurre en la nube -en centros de datos-, sino como algo que también sucede a nivel local, donde dispositivos como teléfonos y automóviles, o sistemas de hogar inteligente, se comunican entre sí, además de enviar datos a la nube. En otras palabras, no solo necesitamos chips para calcular datos, sino que también necesitamos chips que recopilen datos”.
El representante de la compañía taiwanesa apunta a este medio que “la industria de los semiconductores necesita seguir el camino marcado por la Ley de Moore, lo que implica seguir reduciendo el tamaño de los circuitos, y mejorar el rendimiento informático de los centros de datos para procesar cantidades masivas de ellos”. Desde TSMC señalan que de cara a liderar la carrera por la IA, y por ende la de la computación ubicua, “hacen falta chips capaces de soportar sensores y conectividad inalámbrica entre dispositivos, además de que cuenten con bajo consumo de energía. Por tanto, necesitamos chips cuyo rendimiento no se mida solo por la rapidez con la que computan”.

Publicado en

Related Posts

Recibe noticias, novedades y contenido exclusivo Gratis !
Please wait...
Mira las publicaciones de nuestros números anteriores