Revista Oriental

Uncategorized

LA LIMITACIÓN FÍSICA NO ES LIMITACIÓN

Vocación humanitaria
Great Big Story viajó hasta China para recoger la experiencia de la doctora. (Foto: YouTube)
Desde que era niña, Li Juhong quiso ser médica y ni un accidente de automóvil que la dejó sin piernas a los cuatro años de edad le impidió conseguir su sueño de infancia. Es así que ella ahora es la doctora de todo un pueblo montañoso de dos mil habitantes que recorre gracias a la ayuda de su esposo, según cuenta la serie de YouTube Great Big Story.
El dolor tras el accidente y por perder las piernas la llevó a fortalecer su idea de ayudar a otros y evitar sufrimientos similares. A sus 38 años, ella dice que es una médico ordinario en la aldea de Wadian, contado de Qingping, distrito de Heachuan.
“Tengo dos tipos de trabajos diarios: trabajar en la clínica, y visitar a los pacientes en sus hogares. Hay dos aldeas con cerca de 2.000 residentes en el área de quienes soy responsable”, contó Li.
Los médicos de aldea como ella carecen de un horario de trabajo fijo. Hay quienes llegan a las 6:00 a.m. o 7:00 a.m. y pueden irse después de más de 12 horas. Incluso, hay ocasiones en las que Li sigue atendiendo a pacientes pasada las 10:00 p.m.
Para movilizarse, la doctora utiliza un ‘triciclo’ o silla de ruedas, pero solo cuando las condiciones del camino lo permiten. Pero cuando se trata de trayectos ‘complicados’ es su esposo quien camina por ella, cargándola en su espalda. “Los dos caminamos juntos con solo dos piernas”.
La satisfacción de Li Juhong no está en estar viviendo su sueño de infancia, sino cuando recibe las gracias de quienes atendió. “Cuando me ven, siempre me dan las gracias. A veces me dan como regalo verduras o frutas que han plantado”. Y es por eso que, justamente por poder hacer lo que le gusta, siente que tiene “mucha suerte”.

Publicado en

Related Posts

Recibe noticias, novedades y contenido exclusivo Gratis !
Please wait...
Mira las publicaciones de nuestros números anteriores