Revista Oriental

Uncategorized

PEDRO ZULEN

Ó SŪ TÍNG PÈI DÉ LUÓ Miscelaneos Pedro Zulem

A 125 años de su nacimiento y 90 de su desaparición física, hacer un recuento de la vida y obra de Pedro Salvino Zulen Aymar parece incluso innecesario debido a la relevancia que su figura ha alcanzado entre todos aquellos que han sabido ponderar su legado intelectual y activismo social en defensa de los oprimidos, situación que le ha valido ser considerado uno de los más conspicuos representantes de la comunidad peruano china, tal vez solo en nivel similar a don Emilio Choy Ma, otro destacado tusan, de quien casualmente, este año también recordamos su centenario. En las siguientes líneas queremos llamar la atención acerca de un asunto que aún no ha estado esclarecido de manera certera por los estudiosos de Zulen: su real patronímico chino.
Revisando el interesante libro del investigador norteamericano Ignacio López Calvo un dato acerca del progenitor de Pedro Zulen llamó nuestra atención. Traduzco: ”su padre Pedro Francisco Zulen (Yua Zung Teng), fue un inmigrante de la provincia de Cantón quien trabajó en plantaciones costeras y posteriormente fue dueño de un negocio de empaquetadora de té”. Al realizar la consulta con el autor no pudo alcanzarnos la referencia exacta de donde había tomado la información del apellido (transcrito en pinyin) de Zulen. Recordemos que años atrás Carlos Milla Batres en la biografía que realizó sobre Dora Mayer consignó que la familia de este “tendría como apellido original Zun Leng o Su Leng” . Decidimos entonces iniciar una pesquisa que nos permitiera tener constancia del apellido original.
Gracias al apoyo del amigo y colega Miguel Ángel del Castillo, gran conocedor de la obra de Zulen, pudimos acceder a un documento proveniente del archivo familiar, en donde el padre firma en hanzi (Imagen 1), ósea en caracteres tradicionales chinos. Para una mejor traducción alcanzamos dichos datos a dos amigas y especialistas: la traductora Wang Liying de la Universidad de Hebei y la historiadora Linda Chu, profesora en la Chinese University of Hong Kong (CUHK). Ambas coincidieron en que la primera grafía corresponde al término “Guì” (贵) y es usado como nombre propio, significando “noble” (aunque su acepción más cotidianamente usada es “caro” u “oneroso”). La segunda grafía es también un nombre y se lee “Tíng” (廷), en tercer tono. Se complementa con el primer carácter descrito porque se refiere a un miembro de la corte imperial. Se plasmaba en ambos nombres el deseo de los padres en que su hijo fuera un personaje destacado. El ultimo símbolo es el apellido propiamente dicho: “Sū”( 蘇), el cual es muy popular en China. Por lo tanto la forma en la que el padre firmó originalmente fue “Guì Tíng Sū ”, o si se lee de derecha a izquierda como es costumbre en China seria: “Sū Tíng Guì”.
Queda claro entonces que el apellido solamente debió ser “Sū” (蘇)y el nombre Tíng Guì (廷贵). Ósea en realidad el hijo no debió llamarse Pedro Zulen, sino solamente Pedro Su. El “Len” no es más que un agregado que corresponde a la forma como el registrador entendió el primer nombre del padre: Tíng (廷) . Al haberse castellanizado, la forma correcta de transcribirlo debió de haber sido “Suting” y no “Zulen”, sin embargo el padre termino aceptando esta transliteración, aunque siguió usando los dos caracteres originales para firmar (廷蘇) y antes de ellos el nombre que le quedaba fuera del nuevo apellido otorgado en el Perú (贵).
Es importante también denotar, tal y como acota Wang Liying, que en China es una costumbre muy común que a todos los hijos de igual generación en una misma familia, los abuelos o los padres suelan ponerles un idéntico carácter en su primer nombre. Ósea, Pedro Francisco Zulen, el padre, pudo tener familiares cercanos, hermanos o primos, que se llamaban Su Ting (x). Por ello también tal vez el error del registrador al consignar ambos caracteres como un solo apellido, por haberlo escuchado previamente, o quizás porque el padre acudió acompañado por algún familiar.
Con respecto al apellido “Sū”
(蘇), si se le quiere buscar una significación específica, la misma puede ser traducida como “revivido desde la inconciencia”, es decir “resucitado”. O si se quiere, lo que es más común en español, el apellido “Resurrección”. Pedro en chino se escribe Pèi dé luó (佩德罗), que es una adaptación sonora al sonido de la pronunciación en español. Por ello en el título de este artículo hemos consignado dicha información acompañando la traducción del apellido Zulen, puesto que, aunque como quedo claro, su apellido original fue “Sū” (蘇), sin embargo el siempre firmó aceptando la imposición de un nuevo apellido que se le otorgo en estas tierras a su padre: Zulen (o Sū Tíng : 蘇廷).
Más allá de esclarecer este punto en la historia familiar de Pedro Zulen, lo que nos debe alegrar es que se siga recordándolo y produciendo obra que analice sus escritos y trascendencia. El año pasado se publicaron los textos de Saby Lazarte Oyague (“El pensamiento filosófico de Pedro Zulen”, Editorial Universidad Ricardo Palma), la compilación de Joel Rojas (“En torno a Pedro S. Zulen”, Fondo Editorial UNMSM) y el ya mencionado texto de Ignacio López Calvo (“Dragons in the Land of the Condor”, University of Arizona Press). Estamos seguros que en el futuro, muchos más especialistas continuaran con el debate en torno a la figura de nuestro destacado y apreciado intelectual.
Escribe:Richard Chumbe

Publicado en

Related Posts

Recibe noticias, novedades y contenido exclusivo Gratis !
Please wait...
Mira las publicaciones de nuestros números anteriores