Revista Oriental

Uncategorized

SANGRE AMOROSA

Una transfusión salvadora

Lian es un taiwanés que donaba sangre regularmente porque creía que con ella ayudaría a salvar la vida al prójimo. Pero poco sabía que algún día este acto salvaría a su futura esposa.
La historia comenzó hace 11 años cuando una mujer taiwanesa de apellido Lim tuvo un grave accidente automovilístico y casi perdió la vida porque su mecanismo de coagulación no estaba funcionando al nivel óptimo. Afortunadamente, su condición se estabilizó después de que diez paquetes de sangre y dos paquetes de plaquetas se transfundieran a su cuerpo para detener el sangrado.
Siete años después, Lim regresó a Hsinchu, una ciudad en el norte de Taiwán, para hacerse cargo del negocio familiar y fue entonces cuando conoció a Lian, un vendedor de arroz. No se sabe quién hizo el primer movimiento, pero las cosas se pusieron en marcha y pronto se convirtieron en una pareja. Un día, ambos hablaban de su respectiva experiencia cercana a la muerte y, de repente, a Lim le interesó descubrir quién había sido el donante de sangre que le salvó una década atrás.
Ella siguió llamando a los hospitales y bancos de sangre, pero le dijeron que la información del donante era confidencial. Continuó persuadiendo al personal y declaró que solo quería conocer la identidad de su salvador. El personal finalmente cedió y reveló el apellido, que era Lian. Instintivamente, leyó en voz alta el número de identificación de su esposo y el personal quedó aturdido. “¡¿Cómo supiste eso ?!”, preguntó él. Aparentemente, Lian comenzó a donar sangre y plaquetas desde que tenía 20 años, y fueron sus plaquetas las que salvaron la vida de Lim hacía 11 años. Después de estar en una relación seria durante dos años, se casaron en marzo de 2018.

Publicado en

Related Posts

Recibe noticias, novedades y contenido exclusivo Gratis !
Please wait...
Categorias
Mira las publicaciones de nuestros números anteriores