Revista Oriental

Uncategorized

UNIENDO MACHU PICCHU CON LA GRAN MURALLA

Desde las entrañas andinas

Escribe: Chi Jun
Ernesto Apomayta Chambi es un famoso artista quechua-aimara, nativo de la altiplánica región de Puno y que reside actualmente, después de varios años en el extranjero, en Cusco; con postgrado en 1988 en pintura de flores y pájaros de la Academia Central de Bellas Artes de China bajo los maestros Li Keran y GuoYijun.
Uno de sus sueños es hacer que la Gran Muralla y Machu Picchu crucen los océanos en forma de murales para demostrar la interrelación histórica entre la civilización china y la civilización inca.
Machu Picchu: Yo y la Gran Muralla datan de Perú.
Las comunidades andina, y más las alto andinas, se mantienen al ritmo de los tiempos, en los últimos quinientos años interminables. Con la marea de la globalización, han comenzado a convivir en un mundo culturalmente diverso. Como pueblos indígenas, encontramos que nuestra cultura está en la misma línea que la civilización asiática, dice Apomayta; explicando que hay muchas similitudes: desde las tradiciones históricas hasta los mitos y leyendas, desde el diseño de vestuario hasta los símbolos simbólicos y el lenguaje sagrado que dio forma a la civilización e identidad nacional.
“Adiós, mi ciudad natal”. Eso fue en 1984, se despidió de su hogar, en el poblado puneño de Acora, cercano al Lago Titicaca, para enrrumbar, gracias a una beca, a China y pintura en tinta y la caligrafía.
“Gracias a la generosidad del gobierno chino, comencé un viaje de cinco años. Por lo tanto, descubrí que la ciudad natal de Puno es una colección de culturas orientales y occidentales. Un complejo entramado de lazos con Asia a profundamente arraigadas en mi sangre. Por ejemplo, en América Latina, con su hilado y tejido, que todavía siguen siendo los instrumentos y las técnicas antiguas. La que se convierte en hilo, innumerables intercambios de agujas, imaginación imaginativa y tela única. Esto se llama lliclla, tela preciosa, rica en contenido y en todos los ámbitos de la vida para dar una interpretación diferente. Por su belleza sin igual y un gran significado simbólico social lliclla (或“阿瓜约) es un vestido importante en los Andes”, reseña.
Fenómenos similares se encuentran en algunas culturas minoritarias en China. Incluso es igualmente asombroso que en el Perú, reliquias arqueológicas, como el desentierro de piedras grabadas. Tienen afinidad con la antigua cosmología China, como la de los Estados Combatientes Igual, en la música, la región andina, como la antigua China, utiliza una escala de cinco tonos. Lucho Quequezana, un reconocido músico peruano que ha sido financiado por la UNESCO para completar el mayor proyecto de “fósiles musicales antiguos”, confirma que las regiones cusqueña y Ayacucho del sur del Perú son particularmente similares a China en términos de métrica musical y melodía.
Muchos antropólogos renombrados en Perú señalan que la historia de la cultura se originó de una vena que ha circulado desde épocas antiguas. Por ejemplo, es bien sabido que Perú y Bolivia tienen el lagoTiticaca, el navegable más alto del mundo, cuyo nombre es muy similar al chino “hermano y hermano” de China.
Los estudios antropológicos en Perú muestran que hace unos 5.000 años, los elementos culturales que nutrieron a la civilización inca aparecieron en el mismo período que las antiguas civilizaciones chinas. Las lenguas tibetanas y aimaras, por ejemplo, son similares en pronunciación y los trajes de los dos grupos étnicos son casi parecidos.
Hay pues una gran similitud entre las dos culturas. El Perú tiene más de 40 lenguas indígenas, las más importantes son quechua y la aymara. Como en chino, ambas son monosílabas, y muchas palabras son muy cercanas en la pronunciación y el significado. Muchos pueblos, ríos y cementerios del norte del Perú se asemejan a nombres chinos, como la famosa tumba Tsao (潮河), Huaca Cao, (潮河),el río Chao y (和巴瓜), Bagua, 玉盘Yupán y otras ciudades.
Por lo tanto, aprender mandarín no es difícil para aquellos que son nativos del quechua, aymara u otras lenguas amazónicas. Aunque los significados son diferentes, muchas de las palabras son realmente similares en la fonética.
China es mi segunda tierra por adopción, dice Apomayta. En 2008, coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Beijing, tuvo la suerte de estar en Beijing y luego instalarse en Shanghai. Durante la visita conoció la “Venecia del Este”, es decir la sureña Suzhou. “La belleza del paisaje me deslumbró, estimulando enormemente mi inspiración. Siempre he soñado con la gran amistad entre Perú y China. Mi sueño es volver a pisar la tierra en Beijing, crear un gran mural y volver a representar la reunión entre Machu Picchu y la Gran Muralla a través de los océanos”, concluye el artista puneño.

Publicado en

Related Posts

Recibe noticias, novedades y contenido exclusivo Gratis !
Please wait...
Mira las publicaciones de nuestros números anteriores