Revista Oriental

Uncategorized

MAYOR CENTRO DE ARTES


El Centro Nacional de Artes de Kaoh¬siung, en Taiwán, se destaca por su colosal presencia y su diseño ondulado. Algunos dicen que parece una nave espacial. Otros que se asemeja a una mantarraya gigante.
Sin embargo, hay un punto que no se discute. El centro de artes ha elevado el prestigio cultural de esta ciudad del sur de Taiwán, mientras ofrece a los residentes un espacio público popular.
El centro de artes escénicas, conocido como Weiwuying por el parque que lo rodea, es el más grande del mundo bajo un solo techo. El recinto de 348 millones de dólares se inauguró en octubre pasado con conciertos en interiores y exteriores, señalando su llegada como un nuevo destino para espectáculos de clase mundial en Kaohsiung.
La inauguración culminó la transición del lugar, una antigua base militar establecida por el Japón imperial durante su dominio colonial de Taiwán. Hoy, el centro de artes de 140 mil metros cuadrados se ubica en el extremo norte del Parque Municipal de Weiwuying.
Por la mañana, la gente practica yoga en colchonetas, mientras que otros corren por la Plaza Banyan, que conecta las cuatro salas: un teatro de ópera de 2.236 butacas, una sala de conciertos para 1.981 espectadores, una sala teatral de 1.210 asientos y una sala de recitales de 434 asientos.
En la plaza se proyectan películas y se realizan actividades públicas gratuitas, como clases de baile y de artes marciales para niños. Dentro del edificio, los residentes tienen acceso a exposiciones gratuitas.
“El edificio te invita a utilizarlo, actuando como una extensión del parque y de la ciudad”, dijo Francine Houben, diseñadora del edificio y directora creativa de la firma holandesa de arquitectura Mecanoo. “Me gusta llamarlo la sala de estar de Kaohsiung”.
Las cuatro salas de espectáculos del edificio fueron diseñadas para dar cabida a artistas de talla mundial como la Orquesta Filarmónica de Londres, que se presentará aquí en marzo. En abril, la Deutsche Oper am Rhein interpretará “Turandot” de Puccini.
“El principio de diseño que Francine trajo a Weiwuying fue acercar a la gente a las artes y entre sí”, dijo Chien Wen-pin, director ejecutivo y artístico del centro de artes, cargo que asumió luego de fungir como director de la Deutsche Oper am Rhein en Düsseldorf durante 22 años. Originario de Taipei, la capital de Taiwán, en 2013 fue persuadido por el ministro de Cultura, Lung Ying-tai, de regresar a Taiwán.
El centro de artes parece haber tenido un buen inicio: tuvo 800 mil visitantes en sus primeras nueve semanas.

Publicado en

Related Posts

Recibe noticias, novedades y contenido exclusivo Gratis !
Please wait...
Mira las publicaciones de nuestros números anteriores