LA COOPERACIÓN CHINA CON PERÚ

A 28 años de la Declaración del Día de las Amistad

En 1991 el gobierno peruano, mediante Decreto Supremo, refrendado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, declaró el 25 de julio como el Día de la Amistad Perú-China y en 1996 se instaló la Liga Parlamentaria Perú-China, establecidas en el marco de las relaciones oficiales bilaterales que se configuraron en 1971, afianzando y estrechando consultas mutuas sobre temas de interés común.
Desde la dación del mencionado instrumento legal han pasado 28 años, que son fructíferos en términos de cooperación mutua, desde el ámbito cultural hasta temas comerciales y de inversión, coordinando los esfuerzos de integración, mediante el diálogo fructífero y objetivo a la par del intercambio de información y experiencias.
En ese contexto, de cordialidad y respeto, China se apresta a contar con una lista de proyectos de cooperación a ejecutar en Perú en el marco de la iniciativa de la Franja y la Ruta Marítima del siglo XXI, a la cual se suscribió el Perú en abril pasado, al igual que otros 18 países latinoamericanos.
El director general de Asuntos Latinoamericanos y El Caribe de la cancillería china, Zhao Betang, en declaraciones al corresponsal de la Agencia de Noticias Andina en Beijing, explicó que luego de la firma del Memorándum de Entendimiento “se empezó a estudiar en forma conjunta un plan y lista de proyectos”.
Ello probablemente se concrete en los próximos meses, al igual que la culminación del proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio bilateral en vigencia desde el 2010, bajo tres lineamientos: negociar, construir y disfrutar de manera mancomunada de los beneficios que se produzcan.
Vale indicar que la cooperación se rige bajo la conectividad entendida en términos políticos, económicos, infraestructura, financiamiento y comercio, no solo desde una inversión de volumen de capital sino en función de proyectos verdes, de recursos limpios y con tecnología innovadora, teniendo a la confianza como pilar.
En términos generales cabe recordar que así como hubo una compra china de harina de pescado y un préstamo a bajo interés y a largo plazo, a poco de establecerse las relaciones diplomáticos en 1971, a principios de la década del ’90 llegó la primera inversión de envergadura, alrededor de 120 millones de dólares (la mayor en América Latina entonces), a través de Shougang Hierro-Perú para asumir los yacimientos de hierro en San Juan de Marcona (Ica), hasta la última, este año, para la construcción de un megapuerto en la norteña ciudad-portuaria de Chancay, en alianza con la minera Volcan.
Actualmente, son más de 170 empresas chinas en el país, que cubren un amplio espectro del ámbito productivo, desde la banca y finanzas, hasta capitales en minería, petróleo, infraestructura, banca y finanzas. Creando nuevas formas de relación internacional y contribuyendo a un destino humano en paz y prosperidad.
Paralelo a ello, desde los años ’90 del siglo pasado, la cooperación también se da en el aspecto cultural y educativo, recordemos la exposición itinerante de “5000 años de civilización china”, que permaneció por seis meses en el Museo de la Nación en San Borja, y hubo otra similar en Beijing y otras ciudades chinas con reliquias peruanas.
Asimismo, la instalación y habilitación de cuatro Institutos Confucio en sendas prestigiosas universidades de Lima, Arequipa y Piura, donde se enseña el idioma mandarín y se difunde la cultura china, son pruebas de una vinculación sólida, como la edificación de un plantel escolar en Huarochirí; recordemos, en el área universitaria peruana, la creación de Centros de Estudios sobre China y Asia-Pacífico, el intercambio de recursos humanos (docentes y estudiantes) y de propuestas académicas y experiencias; sin olvidar, la edificación de la Casa de la Amistad China Peruana en Jesús María.
Esa cooperación bilateral ha dado frutos también con la construcción y reconstrucción de un pabellón en el Hospital Arzobispo Loayza y en este mes de julio la entrega del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional al Ministerio de Defensa, levantado por una empresa constructora china y financiada en gran parte por el gobierno chino.
En resumen, esta es una breve descripción de los proyectos realizados con China, primero desde que se suscribió el acuerdo de oficialización de lazos diplomáticos y, luego, con la declaratoria peruana del Día de la Amistad Perú-China.

Mira también

ADIOS AL INCIENSO

Velando por la seguridad Después de prohibir las velas en mayo del año pasado, el …