SAN MARTÍN EN EL PERÚ

Escribe: Dr. Oscar Arbulú Villasís
Formada la Expedición Libertadora, constituída por soldados argentinos y chilenos, ésta desembarcó en la bahía de Paracas el 8 de setiembre de 1820 sin hallar oposición por lo que pudo avanzar hacia Pisco donde se plegaron muchos hombres mayormente lugareños. Gobernaba el virreynato del Perú don Joaquín De la Pezuela, que se mantuvo indeciso para actuar por el sentimiento liberal que reinaba en la península y las tensiones que mantenía el ejército realista en el Perú. San Martín se enteró de los gritos libertadores que se habían dado en 1820 en Trujillo, Piura y Lambayeque. El virrey De la Pezuela y el general San Martín intentaron negociaciones mediante representantes que fracasaron por la no conciliación de las propuestas respectivas. De Pisco, San Martín se dirigió a Huaura donde se estableció por corto tiempo. Aquí se enteró del triunfo de la acción bélica de Alvarez de Arenales en la sierra, quien después de desprenderse de la expedición libertadora en Pisco había derrotado a fuerzas realistas en Cerro de Pasco.
Se enteró del triunfo marítimo sobre los realistas de los almirantes Cochrane y Guisse. También le llegó noticias de la proclama de independencia de Guayaquil y la instalación de su gobierno. Estas noticias alentaron a su gesta.
En Lima se generó el descontento por la rivalidad que existía entre el virrey De la Pezuela y el general español La Serna. El ejército realista no se movilizaba por indecisión del virrey y pedía la entrega del poder político al general La Serna. El resultado de esta situación fue la llegada desde España del nombramiento de José De la Serna como virrey del Perú.
San Martín logró reunirse con La Serna en la hacienda Punchauca (valle del Chillón) sin lograrse ninguna solución sólida. Se formó una regencia constituída por La Serna como presidente y dos delegados: uno nombrado por el virrey y el otro por San Martín. Se propuso traer de España un infante que luego se convertiría en rey. Aquí se vislumbra el afán monárquico del libertador.
Debido al bloqueo de Lima y a las continuas conspiraciones, el virrey La Serna abandona la ciudad y se radica en el Cusco. El 15 de julio de 1821, en reunión de Cabildo Abierto se firma el Acta de la Independencia cuya proclama la da el general San Martín el día 28 de julio de 1821 del mismo año.
El 3 de agosto de 1821 se da el decreto de ejercicio político y militar al general San Martín con el título de Protector, quien continuaba con su propuesta monárquica no contando con la adhesión de la mayoría de los peruanos.
San Martín se enteró de la gesta de Simón Bolivar en el norte y en 1822 se reunió con él en la ciudad de Guayaquil donde conferenciaron encontrando San Martín diversas dificultades. Al retornar a la ciudad de Lima halló en esta un ambiente poco alentador para su obra ya que persistía en él su afán monárquico por lo que decidió retirarse del Perú; además, se enteró del quebrantamiento de la salud de su esposa Remedios por lo que decidió volver a Argentina.
San Martín propugnó la libertad de los afroperuanos y la prohibición del tributo de los nativos. Asimismo, fundó la Biblioteca Nacional y la Escuela Normal.

Mira también

ADIOS AL INCIENSO

Velando por la seguridad Después de prohibir las velas en mayo del año pasado, el …