Puerto e Influencia en Pácífico Sur

Megaconstrucción en Chancay

Maqueta muestra las obras de la primera etapa

Este año será clave para Perú en materia de infraestructura portuaria, en medio de la ofensiva del Gobierno por poner en pie tres grandes obras, con un presupuesto de US$ 1.500 millones: el Puerto de Chancay, y los terminales concesionados de Salaverry y el Muelle Sur del Callao.
Ahora bien, gran parte de ese monto – unos mil millones de dólares – irán solo al primero de ellos, que considera un presupuesto total estimado de US$ tres mil millones. Y es que esas instalaciones, a unos 75 kilómetros de Lima, pretenden erigirse como una de las principales conexiones comerciales de China con los países de la costa oeste de Sudamérica, sirviendo de puente para el creciente comercio de mercancías de esta región con Asia-Pacífico.
Así, a través de la Sociedad Terminales Portuarios Chancay, la china Cosco Shipping Ports apuesta sus fichas en Perú para construir, como dijo en diciembre el presidente de la Autoridad Portuaria Nacional (APN), “un hub del Pacífico Sur”. La idea, han explicado, es que funcione como un transbordo de carga principalmente con el Callao, que está a 55 km al sur, y opera como uno de los más importantes del país, sobre todo por su cercanía con la capital. Pero, también será enlace para otros puertos, cargas y naciones.
“Se considera que este será un terminal de trasbordo. Eso significa que vendrán grandes buques y que desde aquí se repartirán hacia otros terminales del Pacífico sur”, explicó el ministro de Transportes y Comunicaciones (MTC), Eduardo González. La obra en particular pone en gran presión a los puertos en Chile, considerando que funcionará como el punto de conexión comercial con el gigante asiático, el principal socio económico de ambas naciones. Además, si se cumplen los cronogramas, tendrá su primera etapa lista en 2023, mientras que el resto de los sitios entrarían en operación en el segundo trimestre de 2024.
El megaproyecto, que impulsa el MTC, transformará a Chancay, en la provincia de Huaral, en un hub regional a efectos de redistribuir la carga a otros países cercanos como Chile, Ecuador y Colombia. “Esta obra va a generar 1500 empleos directos y 7500 empleos indirectos y representa una inyección económica de capitales privados a la economía de nuestro país. La inversión del proyecto es aproximadamente de US$ 1213 millones”, indicó el titular del MTC.
La obra dinamizará la economía del país, impulsará las exportaciones y generará nuevas oportunidades de negocio, especialmente en la zona norte de Lima. El objetivo será movilizar alrededor de 1.5 millones de contenedores por año.

Puentes y vioaducto
Con la finalidad de hacer más eficiente el flujo vehicular de ingreso y salida al complejo, la empresa Cosco Shipping, en coordinación con el MTC, ha incluido en su proyecto la construcción de dos puentes para ingresar y salir de este terminal portuario desde la vía Panamericana Norte sin obstruir el tránsito.
En abril se tiene previsto dar inicio a la perforación del viaducto subterráneo. El túnel que conecta el complejo de ingreso con la zona operativa portuaria tendrá una longitud de 1.8 kilómetros y constituye un corredor vial segregado y exclusivo para el tránsito de carga. Además, contará con tres carriles vehiculares, dos fajas transportadoras para graneles sólidos y tuberías multiproductos de graneles líquidos.
El terminal también tendrá una zona operativa portuaria. Comprende los muelles, espigones, canales de ingreso marítimos, áreas de almacenamiento para contenedores de carga a granel y rodante, así como áreas de mantenimiento y talleres.

Mira también

ENERGÍA RENOVABLE POR LA TRADICIONAL

Sustitución avanza a paso pausado Foto: El periodico de la Energía La capacidad instalada de …