ATRACTIVOS INSULARES

Cultura, civismo y paisajes

Taiwán, ubicada en el este de Asia, no solo está entre las principales potencias tecnológicas, sino que cuenta con una interesante cultura y un hermoso paisaje que atrae a miles de turistas.
Al dar un paseo por Taipéi, su principal ciudad, pueden apreciarse llamativas estructuras con diseños de la cultura china. Cuentan con impresionantes templos taoístas o budistas, sus religiones principales, aunque ha aumentado el número de iglesias cristianas protestantes. El Grand Hotel, los palacios de Música y de Bellas Artes y otros, atraen la atención de los turistas.
También está el monumento conmemorativo a Chiang Kai-shek, quien gobernó la isla desde 1949 hasta su muerte en 1975. Además del Tren Bala, posee uno de los edificios más altos del mundo, la Torre 101; cuenta con el famoso mercado nocturno, y uno de los que no se puede dejar de visitar es el Lago del Sol y la Luna. Algo que sorprende es la seguridad, donde en cada esquina es visible no una, sino varias cámaras de vigilancia, y no se observa casi la presencia de agentes policiales, lo que indica el bajo nivel de delincuencia.
La cultura taiwanesa es muy singular, velan porque no se pierdan sus valores generacionales, sus tradiciones, especialmente con la gastronomía y sus variados platos, en los que mezclan verduras y vegetales con alimentos provenientes del mar (mariscos). Visitar esta nación es un sueño, y tomar uno de sus tés es casi una deliciosa obligación.
Al noroeste de Taipéi se encuentra el parque tecnológico de Hsinchu, una de sus principales tres zonas industriales y, como muchos saben, esta nación se ubica en el primer lugar de países en fabricación de semiconductores y entre los primeros tres que desarrollan la informática, biotecnología y máquinas de precisión. En tanto, empresas reciclan todo tipo de botellas de vidrio, que reprocesan y convierten en nuevos productos hasta para construir viviendas como el “Foam glass” o vidrio esponja, que no se quema, pesa poco y hasta aísla el sonido, el cual podría convertirse en el elemento principal para la industria de la construcción.
Un Che Che (gracias) o un Ni Jao (cómo está) de su tradicional idioma mandarín, son palabras que se escuchan a cada momento de un taiwanés, pero parte de lo que más impresiona es la organización, principalmente en el aspecto vial. Es normal ver motocicletas (tipo pasola), y cada conductor, al igual que su pasajero, debe llevar el casco protector. Muchas vías tienen una línea divisoria para que estos motociclistas vayan separados de los demás vehículos y así evitar accidentes. Se respetan al máximo las leyes.

Mira también

ENERGÍA RENOVABLE POR LA TRADICIONAL

Sustitución avanza a paso pausado Foto: El periodico de la Energía La capacidad instalada de …