Lo último

BENEFICIOS PARA LA ECONOMÍA PERUANA

Indice de confianza retorna con alza en China (*)

China está proceso de recuperación tras el brote de Covid-19, en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei. Gran parte de las fábricas están volviendo a producir a tiempo completo mientras los empleados de oficina en las principales ciudades ya cuentan con el 50% de su capacidad. La demanda reprimida, en el que sigue siendo el mercado de consumo más grande del mundo, también ha visto a minoristas como Uniqlo de Japón y Apple en San Francisco (EEUU) reabrir sus tiendas. El índice de confianza del consumidor de China está en su nivel más alto en cinco años.
Sin embargo, esto ocurrió exactamente al mismo tiempo que la propagación de Covid-19 en Europa y Estados Unidos, los casos en Occidente están aumentando rápidamente. Es irónico que, mientras que la manufactura china comienza a recuperarse, las fábricas europeas y americanas se estén enfrentando a semanas de inactividad y pérdida de capacidad productiva.
De hecho, esto representa una oportunidad para los exportadores peruanos. China, que se ha estado recuperando del bloqueo impuesto desde diciembre, ahora quiere comprar, justo cuando la UE y los Estados Unidos están en hibernación por coronavirus. Dada la relativa falta de disciplina civil en estas regiones en comparación con China, se puede esperar un mayor tiempo de inactividad. Los exportadores y empresarios sudamericanos pueden aprovecharse de la situación y mirar hacia China donde comienza la recuperación.
Perú es un proveedor mediano para China en comparación con algunos de los países sudamericanos más grandes, sin embargo, su participación en el comercio de China ha ido en aumento. China es el mayor socio comercial de Perú, y los dos países comparten un acuerdo de libre comercio, que debería poner a los exportadores peruanos en ventaja sobre sus vecinos. Conviene señalar que Perú ganó volumen durante el conflicto comercial entre Estados Unidos y China. Lo mismo debería suceder cuando Estados Unidos entre en bloqueo y no pueda suministrar a China los bienes que necesita, más por razones relacionadas con el coronavirus que por temas de índole política.
Aunque China está comprando un significativo número de productos de América Latina, también hay oportunidades para los pequeños comerciantes, especialmente en los mercados de consumo. Los lectores pueden sorprenderse al descubrir la popularidad del cha-cha-cha, el baile tropical, desde hace algunas décadas. Todavía se ve comúnmente como parte del tai chi cuan matutino (tai ji quan) en todo el país, y goza de gran demanda. Este fenómeno explica la fácil aceptación y popularidad de restaurantes, bares y clubes con temas latinos en toda China.
Mientras que el vino chileno ha estado en los estantes de los supermercados chinos, los vinos de las regiones de Sudamérica no lo hacen, y lo mismo se aplica a otros consumibles, desde salsas hasta especias. La capacidad de Sudamérica para exportar su cocina a China se ha quedado atrás en comparación con los chilenos. Sin embargo, hay más de 200 restaurantes y bares de la región en las tres ciudades principales, Beijing, Shanghai y Guangzhou.
Hasta la fecha, las exportaciones peruanas a China han sido productos crudos relacionados con el sector minero y productos básicos como escoria de hierro, sales, materiales de construcción, metales crudos y productos químicos, principalmente productos de la industria pesada, aunque existe una creciente demanda de acuicultura, siendo tan rico el mar peruano. Sin embargo, el alcance de los consumibles también está ahí, una oportunidad para los exportadores peruanos. China es un importante importador de camarones y langostinos, por ejemplo, y Perú un exportador. Sin embargo, los dos hasta ahora no se han alineado al máximo potencial, mientras que cualquier búsqueda de vino peruano entre los menús es infructuosa en China. Se pierden oportunidades en el ámbito de la exportación de consumo peruano.
Los gustos de los consumidores chinos también están cambiando. Basadas en la carne de cerdo y en una dieta principalmente vegetariana, las carnes rojas son cada vez más populares.
Perú también se ha adherido a la Iniciativa Belt & Road de China, que se espera que tenga como resultado proyectos de desarrollo de carreteras y puentes. Perú además fascina a los consumidores chinos. Cuando el equipo nacional de fútbol de China inevitablemente no pudo clasificarse nuevamente para la final de la Copa Mundial, los equipos sudamericanos estaban entre los favoritos para los ciudadanos chinos, siendo el incaico uno de los más aclamados.
Perú tiene un gran nivel de reconocimiento en China, que muchos peruanos desconocen. Esta gran afinidad es de enorme utilidad a la hora de vender a consumidores chinos. También está la cuestión de una actitud decreciente hacia la popularidad hacia los Estados Unidos: muchos consumidores y fábricas chinas se han sentido estigmatizados por el enfrentamiento comercial entre Estados Unidos y China y han comenzado a sentir que las políticas de Washington victimizan a los chinos y crean incertidumbre en la cadena de suministro.
Esto condujo a una reducción en el atractivo de los productos fabricados en los Estados Unidos. Por ejemplo, Apple, que solía ser una marca líder de teléfonos celulares en China, ahora ha caído a la sexta posición. Las marcas estadounidenses no son tan deseables como antes, mientras que en Perú aún prevalecen los productos estadounidenses.
Esto implica que muchos fabricantes peruanos pueden asumir que las marcas estadounidenses son las mejores del mundo, y en muchos casos, es cierto, con la excepción de China, donde una base de consumidores joven, rica y cada vez más moderna quiere algo nuevo. La oportunidad para los fabricantes peruanos y con sede en Sudamérica es ahora, ya que Estados Unidos seguramente entrará en un período de baja producción dada la situación con el Covid-19, mientras China muestra signos de recuperación y aumento del consumo, lo que abre una gran brecha para acceder al mercado local.

(*) Enfoque de Chris Devonshire-Ellis presidente de Dezan Shira & Associates y Patricia Varejão asistente en el departamento de América del Sur. Cuenta con 28 oficinas en Asia, ayudando a inversores extranjeros en China y Asia en materias tales como estudios de mercado, importaciones, impuestos o constitución de empresas. Contacto con china@dezshira.com o visite www.dezshira.com

Mira también

PRIMER SOV CON BANDERA PROPIA

Vard constructor de buque off shore Vard, subsidiaria de Fincantieri, firmó un contrato para diseñar …