CINCUENTENARIO DIPLOMÁTICO

El primer ministro Zhou Enlai estrechando manos con el periodista Antonio Fernández Arce, quien fue uno de los peruanos que gestionó el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Perú y China; otra de las contribuyentes, en aquel entonces, fue Teresa Joo de Siú

Las relaciones diplomáticas entre Perú y China se remiten al 26 de junio de 1874, cuando se firmó, vía plenipotenciarios, el primer Tratado de Paz, Amistad y Navegación, en la ciudad de Tientsin, que entró en vigencia en marzo de 1876, rubricado por el enviado plenipotenciario Aurelio García y García y el plenipotenciario imperial príncipe Li Hung-chang; posteriormente, tras la caída del régimen imperial Qing (Ching), los lazos se mantuvieron a través la República China (Taiwán 1949-1971), aunque con vaivenes por –entonces- la distancia geográfica y asuntos que se contemplaban mediante el concurso de la diplomacia estadounidense; finalmente se oficializaron los lazos entre la República del Perú y la República Popular China el 2 de noviembre de 1971, el primero de un país sudamericano con el dragón oriental, teniendo como escenario la ciudad de Ottawa (Canadá), para al año siguiente instalar sedes diplomáticas y embajadores en Lima y Beijing, respectivamente.
Cabe señalar que en la segunda mitad de 1950, el doctor Raúl Porras Barrenechea (canciller 1958/1960), sugirió el Gobierno de entonces –presidido por Manuel Prado Ugarteche- oficializar relaciones con el gigante asiático, basándose en “el principio de la autodeterminación de los pueblos y de la no intervención en asuntos internos”, sin embargo su propuesta no fue tomada en cconsideración, seguramente porque en aquel ayer se priorizaba la denominada “guerra fría”.
Al llegar al 50 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y el Perú, el embajador Liang apuntó que “ambos países son hermanos íntimos, amigos sinceros y socios que caminan juntos. Las dos partes siempre insisten en los principios de respeto mutuo, igualdad, beneficio recíproco, y cooperación de ganancia compartida, profundizan constantemente la confianza política mutua y promueven las cooperaciones pragmáticas en los terrenos político, económico, comercial, cultural, militar, científico, entre otros, en aras del bienestar de ambos pueblos”.
Agregó que la cooperación sinoperuana ya se ha convertido en un modelo para el Sur-Sur. Desde el inicio del Siglo XXI, los mandatarios de los dos países han realizado siete visitas recíprocas. En el 2008, se estableció la Asociación Estratégica (AE), la cual fue elevada a Asociación Estratégica Integral (AEI) en el 2013. Los intercambios entre los diferentes niveles de gobiernos, órganos legislativos y sociedades civiles de ambas partes han sido frecuentes, profundizando el conocimiento y la amistad mutua.
El presidente Castillo, en su exposición al abrirse la Fería de Cantón, destacó la importancia de la participación del Perú en ese certamen comercial, porque se cumplen 50 años de la instauración de relaciones diplomáticas con China: “Las cuales se han fortalecido sobre la base de la reciprocidad e intereses compartidos”, acotando que la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio (TLC) bilateral, permitió establecer un marco jurídico relevante para mejorar el intercambio de productos y servicios entre ambas naciones, facilitando el comercio y las inversiones.
Por su parte, el canciller Maúrtua reafirmo “el sólido compromiso del gobierno peruano de continuar fortaleciendo la AEI con la China en todo campo, particularmente en la reactivación económica post pandemia con miras a lograr el bienestar y el desarrollo sostenible de nuestros pueblos”. (Ac-Ko)

Mira también

TRIGÉSIMO ANIVERSARIO

Organización del espacio Foto: Ministerio de Ciencia y Tecnología El ministerio de Ciencia y Tecnología …