EL MUSEO DESAPERCIBIDO

Cuenta con ceramios de la China Imperial

En la cuadra 2 del jirón Áncash, en el Centro Histórico de Lima, poco conocido y que pasa casi desapercibido incluso para los transeúntes que recorren esa calle y alrededores, su interior guarda evidencias de la época virreinal, de principios republicanos y de los inmigrantes chinos, entre otras piezas de valor histórico y subliminal.
Es más, este Museo de Sitio Bodega y Quadra guarda su antigua estructura, como que a inicios del siglo XVII era un matadero (camal) y carnicería. A dicha conclusión llegaron los arqueólogos que realizaron excavaciones durante el 2005 y 2006, cuando se tenía pensando construir un condominio en esta zona, y se hallaron fragmentos de restos óseos de reses y cerdos, así como acumulaciones de pasto y estiércol.
Entre los siglos XVII y XVIII, la propiedad le perteneció a las familias De la Cueva y Altolaguirre, siendo sus últimos dueños los Bodega y Quadra y Mollinedo.
Al recorrerlo se toma nota que la familia tuvo como uno de sus máximos protagonistas a Juan Francisco de la Bodega Quadra, navegante peruano quien fue el descubridor de la isla de Vancouver en Canadá. Un video y distintas fotografías en una de las salas del segundo piso dan luces sobre las exploraciones marinas de un personaje que pasa por alto en los libros de historia.
Los hallazgos arqueológicos como arcos, cerámicas y objetos domésticos del periodo virreinal fueron motivos suficientes para poner en valor esta área. Considerado Patrimonio Cultural Colonial por el Ministerio de Cultura, el proyecto se concretó en el 2012 con la construcción del museo que cuenta con siete salas.
En los ambientes se pueden ver vasijas, pipas y otros utensilios que datan de los siglos XVI y XVII. También hay salas donde resaltan la cerámica china y panameña. Candelabros, cuchillos y batanes son otras de las piezas que forman parte de la gran colección del museo.
Asimismo, hay un espacio relacionado al trabajo en madera y cuero. La gran cantidad de hormas de zapatos, martillos y tinteros encontrados dan una idea de la gran cantidad de zapaterías y curtiembres que existían en los alrededores de esta casona, donde se asentaron familias chinas dedicadas al tallado y al cuero desde antes de fines de siglo XIX y hasta bien adentrado el XX.
En la zona arqueológica, se observa arcos de adobe, así como pisos elaborados con canto rodado. Otro de los hallazgos es un pozo que abastecía de agua fresca a la vivienda.
Información: Está ubicado en jirón Áncash 213, a escasos metros de Palacio de Gobierno, y atiende de martes a domingo.
Se puede hacer reservas en el fono 4282390
o en la web: msbodegayquadra@munlima.gob.pe Entrada: Adultos (S/4) y universitarios y menores de edad (S/. 1.50).

Mira también

ADIOS A LEE TENG-HUI

Figura clave en la transición hacia la democracia en Taiwán Lee Teng-hui, quien guió a …