ENERGÍA RENOVABLE POR LA TRADICIONAL

Sustitución avanza a paso pausado

Foto: El periodico de la Energía

La capacidad instalada de energía nuclear de Taiwán disminuyó de 4,9 GW a 3,8 GW, a una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del -1,2%, según la firma de análisis y datos GlobalData Si esta tendencia continúa, la isla cumplirá el objetivo del gobierno de capacidad cero para 2025. Taiwán tiene la intención de llenar el vacío creado por el cierre de sus plantas nucleares con nueva capacidad renovable, que tiene como objetivo 27 GW de capacidad instalada para 2025.
Rohit Ravertk, analista en GlobalData, dice: “Se estima que la capacidad de energía renovable en Taiwán aumentará a 40,6 GW en 2030 desde 7,4 GW en 2020, a una tasa compuesta anual de 18,6%, un salto significativo para una región que depende principalmente del carbón para la generación de electricidad.
El Gobierno ha estado alentando activamente el uso de fuentes renovables para la generación de energía a fin de reducir la dependencia de los combustibles fósiles. La energía solar fotovoltaica y la energía eólica marina serán las tecnologías renovables más instaladas en Taiwán en la fecha prevista.
La capacidad eólica terrestre aumentará, pero estará limitada por la disponibilidad de superficie terrestre. Esto ha llevado al Gobierno a anunciar el inicio del desarrollo de eólica marina. Dado que Taiwán es un territorio insular, tiene un potencial sustancial para aprovechar la energía de las plantas eólicas marinas. Además, puesto que el Gobierno se centra en las instalaciones fotovoltaicas en los tejados para cumplir con su objetivo de 2025 de 20 GW de capacidad solar fotovoltaica, el mercado de energía renovable será testigo de un fuerte crecimiento en los próximos años.
Ravertk añade: “Taiwán depende en gran medida de la energía térmica, que a su vez depende del carbón y el gas importados. La proporción de generación a partir de energía térmica aumentó del 75% en 2000 al 83% en 2020. Taiwán ha sido uno de los mayores importadores de carbón y gas del mundo, y un nivel tan alto de dependencia de las importaciones es un desafío para la seguridad energética.