Lo último

LIMPIANDO LAGOS Y HUMEDALES

Nikkei en campaña permanente

Marino Morikawa es un joven científico peruano-japonés que tiene estudios, trabajo y está radicado en Japón. Pero su vida, su infancia y recuerdos están arraigados en el distrito peruano de Chancay, cerca al humedal El Cascajo donde iba con su padre a pescar y a nadar con sus amigos

Su deseo es salvar el 70% de hábitats naturales en el Perú, así que Marino Morikawa está trabajando para eso. Durante el I Foro Ciudades con Futuro de Radio Programas del Perú (RPP), el biólogo y PH,D en Ciencias Ambientales conversó sobre su historia y sus proyectos.
Sus padres llegaron de Japón y él nació en Huaral. Se crió ahí y fue durante su infancia que se enamoró de su alrededor y su entorno. Luego, viajó a Japón, gracias a una beca, para estudiar un doctorado en Ciencias de la Humanidad y Medio Ambiente, en la especialidad de biomasas en la Universidad de Tsukuba.
Tras varios años, regresó al Perú con el objetivo de descontaminar humedal El Cascajo, en Chancay, donde él jugaba cuando era niño y se estaba perdiendo. Los sueños de Marino crecieron una vez que logró recuperar el 98% de este humedal.
Su nueva aventura, como él la llama, fue trabajar con el Lago Titicaca. “Nuestro lago se está muriendo día a día. Nuestros niños y niñas tienen que apreciar, como una imagen natural, una contaminación. Eso no debe pasar, es algo injusto”, dijo el biólogo durante el foro.
Este reto se llama “El reto 15 Titicaca” donde Morikawa y su equipo fueron a la zona más contaminada para hacer muestras. En solo 15 días, utilizando el sistema nanotecnológico y sustratos orgánicos de clarificación, lograron entre un 46% y 77% de reducción de la carga contaminante, contó.
Asimismo, se propuso recuperar las cuencas de Lima. El río Chillón, por ejemplo, nace de los andes de Canta, donde se aprecia agua muy limpia, según explicó Morikawa. Sin embargo, mientras llega a Lima se contamina con la basura y las aguas residuales.
Esta es otro de sus trabajos donde busca recuperar las cuencas del río para poder tratar el agua y hacerla potable. “Se debe usar la fórmula adecuada de sustratos para poder clarificar el agua en pocos segundos. Y de ahí, según los procesos de tratamiento, se puede llegar a una potabilización”, explicó.
Además, Morikawa sostuvo que “en Perú no están funcionando adecuadamente y solo puede tratar hasta un 10%”.