MENSAJE POR EL DÍA DE LA AMISTAD

Norberto Hosaka, presidente de la APJ

(Foto Perú Shimpo)

El 3 de abril se conmemoró el Día de la Amistad Peruano-Japonesa y el 121 aniversario de la llegada de los primeros inmigrantes japoneses al Perú. Una fecha especial que nos hace recordar el invaluable legado cultural y de valores que nos dejaron nuestros ancestros y que permitieron forjar las bases de la colectividad nikkei en el Perú.
Recordamos además, el sacrificio de los primeros inmigrantes que llegaron a bordo del Sakura Maru, y los que llegaron en posteriores viajes, para forjarse un futuro en el Perú a base de trabajo duro. Sin embargo, una de las características más importantes de los japoneses en el país fue la unión que los llevó a superarse día a día como colectividad y preservar valores como la laboriosidad, honradez, disciplina y respeto por los mayores.
Hoy que el Perú, vive uno de los momentos más difíciles en su historia a consecuencia de la pandemia mundial del coronavirus, y nos toca permanecer unidos, apoyarnos y levantarnos juntos. Nuestra celebración no será como la de todos los años, permaneceremos en casa para preservar la salud de nuestro país y la de nuestras familias, pero recordaremos con gratitud a nuestros antepasados que nos permitieron ser parte de este país y de la colectividad nikkei.
En estos momentos en que la situación en nuestro país y en todo el mundo está ensombrecida por la pandemia del Covid-19, ejemplos como los de nuestros ojiichan y obaachan deben fortalecernos y animarnos a enfrentar esta coyuntura con disciplina, responsabilidad y, sobre todo, unión.
¿Quién de nosotros no tiene en su familia una historia de resiliencia, de haber salido adelante en tiempos difíciles? Creo que todos hemos escuchado de nuestros padres y abuelos cómo debieron enfrentar desde la pobreza y la discriminación hasta la guerra misma.
Tengamos esa tenacidad y fortaleza, ese ánimo para enfrentarnos a esta difícil situación. Sobre todo, cuidémonos, que es la mejor manera de hacerle frente. Cuidemos a nuestros koreisha, que tanto nos han dado. Seamos solidarios con quienes necesiten nuestra ayuda.
Que este largo camino iniciado por los inmigrantes japoneses siga siendo nuestra ruta, nuestra brújula para contribuir a que nuestro país siga adelante. Pongamos en práctica aquellos valores que nos han guiado hasta hoy.
Tengamos la seguridad de que podremos hacerlo. Cuando hayamos vencido esta batalla, podremos decir todos juntos, con orgullo, otsukaresamadeshita. Sigamos juntos para lograr esta meta. (CCF)

Mira también

ADIOS AL INCIENSO

Velando por la seguridad Después de prohibir las velas en mayo del año pasado, el …