NUESTRA CARÁTULA: PRESENCIA CHINA EN EL PERÚ

A 174 años del primer arribo
Aprestándose a descender en el puerto del Callao, tras la larga travesía (Año 1860)

Observar e interiorizarse en el obelisco que simboliza el arribo de los primeros 75 chinos a tierra peruana y que se levanta en el Parque Temático dedicado a la PNP en la provincia portuaria del Callao, es hacer un viaje al pasado y evocar el tránsito de esos migrantes y que luego se fueron sumando otros miles en un recorrido, en las colmadas y deprimentes bodegas de barcos, de 12 mil kilómetros y 3 largos meses de travesía (sin poder bajar en los puertos previos) sobreviviendo bajo inconfesables condiciones infrahumanas; paradójicamente, hoy, a 70 kilómetros en el norte chico se construye el Megapuerto de Chancay que habrá de unir las orillas peruanas con la de Shanghái (China), en un tiempo mucho menor y con navíos de gran tonelaje y superiores comodidades, aunque serán para fletar cargas comerciales (ida y vuelta) y no destinadas al tráfico humano.
La inmigración china a gran escala a Perú comenzó a mediados del siglo XIX, y se desarrolló en las décadas posteriores, permaneciendo en el recuerdo de los descendientes de los pioneros; aunque históricamente un primer grupo arribó en la época colonial a principios del siglo XVII (junto con súbditos de Japón, India, Ceilán y Filipinas), sin dejar de mencionar la teoría de la migración asiática a América hace más de 10 milenios. Las estimaciones estadísticas señalan que entre 10-15 por ciento de la población peruana tiene ancestro chino, fruto, entre otros, de la convivencia de chinos con mujeres de origen africano y andino. Empero, la cultura china se ha integrado tanto en la vida nacional, que se celebran el festival del Año Lunar o el de la Luna del Medio Otoño, se apetece el arte culinario y su fusión, los apellidos chinos son parte firme en los registros civiles (algunos cambiados fonéticamente o por el bautizo), y hasta Capón se ha convertido en un centro turístico de vital importancia.
A pesar de que los descendientes de los naturales chinos que llegaron a Perú a mediados del siglo XIX, y aún de los que llegaron con anterioridad y con posterioridad, representan actualmente un grupo bastante numeroso dentro del país, en su conjunto siguen constituyendo una minoría étnica y cultural, en comparación al número de pueblos originarios y de raíces españolas. La etnogénesis peruana se ha construido relegando a aquellos grupos que no eran españoles. Por ende existe una relación relativa entre el grupo dominante y el grupo chino; empero, si bien se ha asimilado a la sociedad peruana, también ha demostrado una actitud de resistencia, adoptando pautas de comportamiento tendentes a la conservación de su cultura y creencias filosóficas o religiosas (la figura de Kwang Tai-kung, muestra palpable), sin olvidar la lengua (mandarín o cantonés), ni la importancia de la educación (para sus hijos sean escolares o universitarios), conservando en lo posible su identidad (no solo en los rasgos físicos sino en su diario comportamiento), esto es, cabe decir, que existe una relación positiva entre ser chino y la adopción de pautas de comportamiento distintas de las generales, al menos privadamente.
Al igual que sucede en otras sociedades y migrantes de otros países orientales u occidentales, cuando esto tiene lugar es debido a sus favorables condiciones para la integración social, superando los prejuicios de antaño. Es frecuente que se trata de familias mediante su participación en los matrimonios mixtos, sin recurrir a la mimetización. Este vínculo positivo se incrementa en los casos en que esta integración se alarga en el tiempo.
Para entender y comprender el fenómeno de la migración china, hay estudios que resultan básicos y hay textos escritos (libros) para tener en cuenta, pues enriquecen o son enriquecidos con otras que van apareciendo. Entre ellas, están la de Watt Steward (1976), “La servidumbre china en el Perú”, que remite a la primera época (1849-1876), que documenta qué habían experimentado y cómo habran sufrido, hasta que, finalmente, se establecieron y echaron raíces en una lejana tierra. La novela (dos tomos, incluso con traducción al chino) de Fernando de Trazegnies Granda (1999), “En el país de las colinas de arena”, que recrea con la identificación de Jin Fu (nombre de ficción), en la que cuenta la vida de un culí, cómo fue obligado a firmar el contrato para realizar un viaje hasta el “infierno”, flotando en el mar, para llegar a Perú y trabajar en la servidumbre a domicilio, para, finalmente, tener su propio negocio y su vida. Al contar la historia de Jin Fu, la novela nos muestra la vida trágica de las culíes, el lado oscuro de una sociedad donde un grupo de personas sólo quería explotar a otros, y enseña cómo una cultura de miles de años viajó a través del mar, se estableció finalmente y se mantuvo a lo largo de la historia, hasta convertirse en un grupo étnico de referencia en su sociedad de acogida, y cómo el grupo sobrevivió y se desarrolló independientemente de la sociedad matriz.
“El tramo final” (1985) es una novela escrita en un español muy refinado por el chino Siu Kam-wen, nacido en el sur de China y llegó en la niñez con sus padres, a mediados del siglo XX; la novela describe la felicidad y la tristeza de las familias chinas, los conflictos entre el valor tradicional chino y la vivencia en un entorno social diferente, como era el peruano. Asimismo, la obra de Humberto Rodríguez Pastor , “Hijos del celeste imperio en el Perú” (1989 y reeditado) y “La rebelión de los Rostros Pintados” (mimeografiado, 1981), y la obra de Mario del Río (1929), “La inmigración y su desarrollo en el Perú”, sin olvidar a la francesa Isabelle Lausent-Herrera con números ensayos (Instituto Francés de Estudios Andinos) y su libro “Sociedad y templos chinos en el Perú” (1999) y “Los inmigrantes chinos en la amazonia” (1986), del taiwanés Diego Chou autor de “Los chinos en Latinoamérica” (2002) y del tusan Carlos Casalino Sen “De cómo los chinos se transformaron y nos transformaron en peruanos”.
Contribuciones
Perú es un país multicultural, es decir una mezcla de culturas con una larga historia. Los indígenas habían vivido en este territorio durante miles de años antes de la colonización de los españoles. Una de las primeras culturas desarrolladas fue la civilización Caral (3000-1800 aC) en el área Norcentral, la cual, juntamente con la cultura andina, es una de las grandes referencias históricas peruanas. Los españoles conquistaron el Imperio Inca, que vivía su apogeo en el momento del inicio de la colonización, y establecieron en Perú un virreinato que perduró hasta la independencia en 1821. Durante el tiempo de la colonización, los españoles y los africanos jugaron un rol en el proceso, al igual que pequeños grupos de europeos. Después de la independencia del Perú, se produce una intensa inmigración, compuesta por inmigrantes europeos occidentales en su mayoría; tiempo más tarde esta inmigración alcanzaría a gentes procedentes de Asia, y especialmente de China.
China acabaría siendo el origen del mayor flujo de emigración con destino a América Latina, y muy especialmente a Perú. La distancia no sería un obstáculo insuperable para que este flujo perdurara en el tiempo. Esa inmigración china supone un hecho tenido por influyente en la historia del Perú y en la cultura del pueblo peruano. Desde la época de la “Ruta de la seda” probablemente no había existido una emigración en masa tan importante como la que se produce en Perú en el siglo XIX. La mejor prueba es que, sólo en Perú, se considera que el 15% de la población peruana tiene origen chino, aunque muchos de los peruanos actuales que tienen esta ascendencia no lo saben. Desde el comienzo de la primera oleada de inmigración, han existido casi seis generaciones de inmigrantes chinos; junto con ellos, las costumbres chinas llegaron al Perú, permanecieron y se localizaron.
Además de la cultura popular, el arte chino también ha entrado en Perú. En el año 2009, en conmemoración del 160 aniversario de la llegada de la primera oleada de inmigrantes chinos al Perú, la Asociación Peruana China realizó una Exposición del Arte Chino, que incluyó más de 3 000 obras de arte aportadas por la embajada de China en Perú y algunas colecciones personales de los descendientes chinos, incluyendo porcelanas, lacas, jades, tallas de marfil, pinturas chinas, muebles de madera; algunas exposiciones fueron reliquias culturales del siglo XVII. En las comunidades chinas del Perú se llevan a cabo las actividades de aprendizaje de las “artes clásicas chinas”, para que los niños tusan que no conocen bien el idioma chino y las tradiciones puedan tener la oportunidad de conocerlos, tales como tai chi, caligrafía, literatura china. Las instituciones, tales como las universidades peruanas, también tienen organismos de investigación cultural de alto nivel, como el Centro de Investigación Oriental establecido en la Universidad Católica Peruana en 1987. Durante la “Semana de la Cultura China”, celebrada en octubre de 2011, los sinólogos peruanos de la Universidad realizaron informes académicos de investigación, como “Inmigrantes Asiáticos en Lima en el Siglo XVII”, “Arqueología China en el Mundo” y “El Gobierno de la Estrategia Confucio”.
La historia larga de la inmigración china en el Perú y la gran cantidad de descendientes chinos, permitió que la cultura china arraigara y se desarrollara. Los peruanos chinos disfrutan en la actualidad de un rico patrimonio cultural heredado de sus antepasados. De una raza (acaso extraña en un inicio) y excluida al principio, ha pasado a ser una minoría integrada a la sociedad peruana, los migrantes chinos terminan hablando español (aunque manteniendo un dejo propio en la vocalización) y aceptando el estilo de vida del Perú. Los migrantes chinos tuvieron episodios de supervivencia y adaptación hasta su definitiva integración. Su fenotipo va quedando diluido y olvidado con el tiempo, pero la identidad china permanece en la sociedad peruana, porque los migrantes guardan su “cajón de sastre”, dentro de la cual se pueden encontrar, por ejemplo: nombres o apellidos chinos, idioma chino, costumbres y festivales tradicionales, religión y valores. Durante este tiempo también una identidad que podemos llamar “china peruana”.
Respecto a los nombres y apellidos orignales: “Cambiarles el nombre significa que algo de ellos se perdía, no estaba en su cultura, era una imposición inapelable no inscrita en sus códigos de valores . ..pero, al momento que se sintieron fuertes para enfrentarla, no admitieron más esta imposición y, si lo hicieron, fue una concesión táctica para ser aceptados y ubicarse en mejores condiciones en esa misma sociedad.” En realidad, fue un método de autoadaptación para que los inmigrantes chinos puedan acomodarse a la vida social y a sus modos de vida. El proceso a través del cual los culíes obtuvieron los nombres latinos al principio fue descrito sarcásticamente en el libro “Herederos del Dragón” .
En La metáfora de la “Caja”, Rodríguez explica que los nombres castellanos fueron asignados aleatoriamente a los culíes, mediante nombres comunes, como Pedro, Manuel, José, etc., quedando liberados de los nombres menos usados, como Calixto, Pancracio, Tiziano, Mimerdo; hubo casos de haciendas en las cuales los culíes estuvieron agrupados en partidas, al estilo de la época colonial, siguiendo el mismo procedimiento utilizado para el reclutamiento de mano de obra indígena, y especialmente de esclavos negros. Éste debió ser el comienzo de los migrantes chinos que tuvieron desde muy pronto nombres españoles, a través de una historia de deshonra y humillación. Por un lado, siendo los culíes esclavizados, incluso sus vidas eran insignificantes, carentes de dignidad; por otro lado, para los peruanos, muchos nombres chinos podrían ser muy difíciles de recordar y pronunciar correctamente, y como el pueblo chino estaba acostumbrado a utilizar otros nombres en lugar de sus nombres formales, esto no constituiría un problema para estos inmigrantes.
En la colección de cuentos “El tramo final” del escritor Siu Kam-wen, se narra que cuando los culíes pudieran finalmente completar o sobrevivir al contrato de 8 años, estaban en condiciones de emprender algunas pequeñas empresas como hombres libres, disponiendo de la oportunidad de deshacerse de la humillación que había supuesto la explotación a la que habían sido sometidos, sin identidad alguna, empezando por un nombre que no era el suyo, les abría un nuevo horizonte de vida. Un nombre nuevo quizá significaba una identidad nueva. Sin embargo, el apellido chino normalmente ha permanecido. Aunque se haya acompañado de un nombre en español, esto no significa que hayan renegado de su origen, sino que, simplemente, se acogieron a una forma de integrarse en la sociedad peruana.
Provincia vinculada

Cantón provincia sureña de Guangdong, es famoso por ser el lugar natal de millones de migrantes chinos de ultramar. A lo largo de la historia, Cantón siempre ha sido un puente para los intercambios culturales entre China y los países extranjeros. Su principal característica cultural es la diversidad, como “el océano contiene el agua de miles de ríos”. Cantón es un lugar de negocios (la biferia anual así lo confirma desde hace décadas), una especie de epicentro de la tradición económica china. Desde el punto de vista clásico, el concepto era “valorar las letras y depreciar los números”; sin embargo, la gente cantonesa no pensaba así, y trabajaron duro para crear la riqueza.
Los inmigrantes chinos con origen en Cantón de todo el mundo también hacen que los empresarios de la región aprovechen las oportunidades del mercado con el capital e información desde el extranjero. “La mayoría de los chinos que emigraron a América Latina y el Caribe durante el siglo XIX provenían de la provincia de Cantón, y sobre todo de su capital, Guangzhou, una ciudad cosmopolita con una historia comercial de 2 200 años.” “Los culíes, una vez liberados de sus contratos forzados, se dedicaron a desarrollar sus dotes para el comercio”.
Un proverbio chino dice que “la arena se acumula para formar una pagoda”, para los migrantes chinos, una visión financiera a largo plazo y activa es necesaria e importante. Entre los primeros inmigrantes hubo chinos que esgrimieron su talento: hicieron pequeños negocios, por ejemplo, aprovisionando de los productos necesarios al resto de los trabajadores contratados. Cuando los primeros inmigrantes chinos terminaron sus contratos, la mayoría comenzaría con su pequeño negocio, invirtiendo el dinero ahorrado en los trabajos duros, proveniente, incluso, en ocasiones, de la venta de pequeños productos por la calle. Al mismo tiempo que los comerciantes chinos trabajaban intensamente, ampliaban sus negocios en lugares lejanos, o de difícil acceso, donde otros vendedores no querían ir. Los comerciantes chinos fueron diestros con sus negocios, por ejemplo, dando crédito a sus clientes habituales, o haciendo pequeños regalos a los niños, consistentes en dulces, juguetes.
La tradición de ahorrar dinero, ser austeros y hacer negocios ayudó definitivamente a los inmigrantes chinos a ganarse la vida en la sociedad peruana, y les permitió el tránsito desde el “chino en la esquina” hasta su conversión en empresarios; hay vistosos y claros ejemplos en el siglo XX, fundadas por chinos y expandida por los herederos (tusan): almacenes G & W Yi Chang, la cadena de supermercados E. Wong, la cadena de librerías E. Lau Chun, Tai Heng o Tai Loy, incursionaron en curtiembres y zapaterías, en empresas de cine y teatro, en medicina china,en medios de comunicación como los diarios chinos y revistas.

Organizaciones

Para sobrevivir y progresar en un país ajeno, los inmigrantes chinos debieron de organizarse, crear redes de apoyo mutuo, fomentando la creación de sociedades chinas de inmigrantes y todo tipo de asociaciones. Con el aumento de la población inmigrante y el paso del tiempo, las organizaciones de inmigrantes chinos adquirieron un gran desarrollo. Las primeras asociaciones se formaron de acuerdo con la geografía, la familia o el idioma. Y luego aparecieron asociaciones de actividades económicas, con el propósito de desarrollar la industria y los negocios. Corriendo el tiempo, fueron apareciendo escuelas chinas, periódicos chinos, hospicios para chinos, templos y otras actividades con un fuerte componente caritativo. La larga historia de migración china en Perú explica que las organizaciones sociales chinas aparecieran en un tiempo muy temprano y en gran cantidad. Según informaciones había más de 100 organizaciones a finales de los años ’80 del siglo pasado (incluyendo filiales), decenas de las cuales cuentan con un historial centenarios. Ejemplo conocido es la Sociedad Central de la Beneficencia China Ton Huy Chong Koc, que inició la construcción de la sede en el año 1884 y en año 1886 el emperador Guangxu, de la dinastía Qing (Ching) emitió oficialmente un decreto autorizando el viaje del embajador extraordinario Zheng Zaoru, teniendo como objetivos establecer negocios formales y convenientes entre China y Perú, mejorar la cooperación entre ambas partes, y crear los servicios públicos más beneficiosos para los chinos en el Perú, fomentando la ayuda mutua, y estimulando la cultura tradicional china y la protección de los intereses de los chinos. (A-Ly)

Labor infrahumana en islas guaneras en Chincha

Bracero en hacienda azucarera del norte

Al finalizar con las contratas, los chinos decidieron radicar y dedicarse a diversos oficios cerca de los centros de abastos, como ocurrió en las inmediaciones del Mercado Central y arrendando habitaciones en el Callejón Otayza (hoy, cuadra 8 de jirón Andahuaylas)

Frontis de la antigua sede de la Ton Huy Chong Koc, en Lima; funcionarios diplomáticos chinos usando trajes clásicos y detrás chinos residentes, vistiendo a la moda occidental

首批华人抵秘174周年纪念

观看并深入了解象征中国首批75名移民抵达秘鲁土地的纪念碑,它矗立在卡夫卡俄尔港的秘鲁国家警察主题公园内,这是一次时光之旅,让我们回顾那些移民的经历,随后成千上万的人也在充斥和令人沮丧的船舱中踏上了12000公里长、历时3个漫长月份的航程(不能在之前的港口下船),他们在难以言喻的人道主义条件下存活。然而,今天,距离秘鲁北部钱凯港有70公里,正在兴建将连接秘鲁和上海(中国)的重要大型港口,这将花费较短的时间和大吨位的船只,虽然这些船只主要用于商业货物运输(往返),而不再是人员流动。
中国大规模移民秘鲁始于19世纪中期,随后在后几十年内持续发展,留存在那些先驱者的后代记忆中。尽管历史上早在17世纪初(与日本、印度、锡兰和菲律宾等地的居民一起)就有第一批中国移民抵达秘鲁,这些移民是在殖民时期的,同时也不容忽视有关亚洲移民在美洲的理论,这已有超过一万年的历史。统计估计,秘鲁人口中有10%至15%的人有中国血统,这部分源于中国移民与非洲和安第斯地区的妇女的共同生活,然而,中国文化已经完全融入了国家生活,秘鲁人庆祝农历新年和中秋节,喜爱中国烹饪及中秘融合菜,中国姓氏已经成为民事记录的一部分(有些经过音译或洗礼更名),甚至卡彭街(Capón)已经成为重要的旅游中心。
尽管中国移民的后代在秘鲁人口中占有相当大的一部分,但在整个国家中仍然是一个少数民族和文化群体,与原住民和西班牙后裔人数相比,他们相对较少。秘鲁的民族发展是通过排斥非西班牙人的群体而建立起来的,因此主导群体与中国群体之间存在一种相对的关系。尽管中国群体已经融入秘鲁社会,但他们也表现出了一种抵抗态度,采取了旨在保留自己的文化和哲学或宗教信仰的行为模式(光大公爵的形象就是一个明显的例子),不要忘记语言(普通话或粤语)和教育的重要性(无论是学龄儿童还是大学生),尽量保持自己的特点(不仅是外貌特征,还包括日常行为),这意味着,可以说,成为中国人与采纳与一般不同的行为模式之间存在积极的关系,至少在私下里如此。
与其他社会和其他东方或西方国家的移民一样,这种情况是由于他们有利于社会融合的条件,超越了昔日的偏见。经常发生的情况是,通过参与混合婚姻的方式来实现,而不是通过同化。这种积极联系在这种整合时间延长的情况下会增加。
要理解和理解中国移民的现象,有一些基本的研究和需要考虑的文本(书籍),因为它们在丰富或受益于其他出现的文本方面非常重要。其中包括沃特·斯图尔德(1976)的“秘鲁的中国奴隶”,该书回顾了最初时期(1949-1876),记录了他们的经历和他们所遭受的困难,最终在遥远的土地上安定下来。费尔南多·特拉塞格尼斯·格兰达(1999)的小说(两卷,小说有中文翻译),《沙国之梦》,以金富(虚构姓名)的身份展现了一个苦力的生活,他是如何被迫签署合同,前往“地狱”,漂浮在海上,最终来到秘鲁,在家庭中担任佣工,最终拥有了自己的生意和生活。通过讲述金富的故事,这部小说展示了苦力们的悲惨生活,揭示了一个社会的阴暗面,其中一群人只想剥削另一群人,还展示了千年文化如何穿越大海旅行,最终在历史上扎根,成为目的国社会中的一个参考民族

贡献
秘鲁是一个多元文化的国家,即一个拥有悠久历史的文化融合体。在西班牙人殖民之前,土著已经在这片领土上生活了数千年。在今天的秘鲁地区,最早发展起来的文明之一是卡拉尔文明(公元前3000年-公元前1800年),位于北部地区,与安第斯文化一起构成了秘鲁历史上的重要参考。西班牙人征服了印加帝国,而印加帝国在殖民开始时正值鼎盛,建立了一个持续到1821年独立的总督辖区领地。在殖民时期,西班牙人和非洲人在这一过程中扮演了角色,还有一些小规模的欧洲移民。秘鲁独立后,发生了大规模的移民,主要由欧洲西部移民组成;稍后,这一移民潮也涵盖了来自亚洲,特别是中国的移民。
中国成为前往拉丁美洲,尤其是前往秘鲁的最大移民源地。时空距离并没有阻挡这一移民潮的持续。中国移民对秘鲁历史和秘鲁文化产生了深远影响。自从“丝绸之路”时代以来,也许没有像19世纪秘鲁发生的如此重要的大规模移民潮。最好的证据是,仅在秘鲁,据认为有15%的秘鲁人口具有中国血统,尽管许多拥有这一血统的现代秘鲁人并不知情。自第一波移民浪潮开始以来,已经有近六代中国移民;随着中国移民的到来,中国传统文化也传入秘鲁,根深蒂固并扎根下来。
除了流行文化,中国艺术也进入了秘鲁。2009年,为纪念第一波中国移民抵达秘鲁的160周年,秘鲁中国协会举办了一次中国艺术展览,其中包括中国驻秘鲁大使馆和中国后裔的个人收藏提供的3000多件艺术品,包括瓷器、漆器、玉石雕刻、中国画、木制家具等;一些展品是17世纪的文化遗产。秘鲁的中国社区进行“中国古典艺术”的学习活动,以便那些不熟悉中文和传统习俗的秘鲁中国后裔能够有机会了解它们,如太极拳、书法和中国文学。秘鲁大学等机构也设有高水平的文化研究机构,例如1987年成立的秘鲁天主教大学东方研究中心。在2011年的“中国文化周”期间,秘鲁汉学家进行了学术研究报告,如“17世纪利马的亚洲移民”、“世界范围内的中国考古”和“孔子思想的实施”。
中国移民在秘鲁的长期历史和大量的中国后裔使中国文化在秘鲁扎根并发展壮大。秘鲁的中国后裔现在享有他们的祖先传承下来的丰富文化遗产。起初可能被视为陌生和排斥的一群人,最初是社会的边缘群体,但他们已经成为秘鲁社会的一部分,中国移民最终会说西班牙语(尽管在发音上保留了一些自己的特点)并接受秘鲁的生活方式。中国移民经历了存活和适应的过程,最终完全融入。随着时间的推移,他们的外貌特征逐渐淡化和遗忘,但中国文化仍然存在于秘鲁社会中,因为移民们保留了他们的“宝盒”,在其中可以找到中国名字或姓氏、中文语言、传统习俗和宗教价值观。在这段时间里,还出现了一种可以称之为“秘鲁式中国”的身份。
至于原始名字和姓氏: “更改他们的名字意味着失去了他们的一部分,这不是他们文化的一部分,是一种不容置疑的强制,不在他们的价值观中。然而,当他们感到足够坚强来面对它时,他们不再接受这种强制,如果他们这样做,那是为了在同一社会中被接受和获得更好的地位。” 实际上,这是移民们为了适应社会生活和生活方式而采取的一种自我适应方法。在最初的阶段,苦力通过普通名字随机分配拉丁名字,例如Pedro、Manuel、José等,免受使用较少的名字,如Calixto、Pancracio、Tiziano和Mimerdo的困扰;在某些庄园中,苦力像殖民地时期一样被分成小组,遵循了用于招募土著劳工和尤其是黑奴的相同程序。这可能是从早期就拥有西班牙名字的中国移民的开始,他们历经耻辱和羞辱的历史。一方面,苦力被奴役,甚至他们的生命都毫不重要,没有尊严;另一方面,对于秘鲁人来说,许多中国名字可能非常难以记住和正确发音,而且中国人习惯于使用非正式名字,而不是正式的名字,所以这不会对这些移民造成问题。
在秘鲁华裔作家箫锦荣的短篇小说集《末程》中,描述了当苦力最终完成或幸存下来,结束了8年的合同后,他们有能力开展一些小生意,成为自由人,有机会摆脱他们受到的屈辱,没有身份,从名字开始,为他们打开了一扇新的生活之门。新名字可能意味着新的身份。但是,通常情况下,中国姓氏仍然保留。尽管他们有西班牙名字,这并不意味着他们背叛了自己的起源,而是简单地接受了融入秘鲁社会的唯一方式。

关于省份的联系
广东省的省会广州以百万华侨移民的出生地而闻名。在历史上,广东一直是中国与外国之间文化交流的桥梁。其主要文化特点是多元性,如“海纳百川”。广东是一个商业之地(这一年度商业博览会数十年来一直在此举行),是中国传统经济的一个中心。从经典的角度来看,这个概念是“重文轻理”;然而广东人民并不这么认为,他们为创造财富而努力工作。来自广东的海外华人移民也使该地区的企业家能够利用来自国外的资本和信息市场机会。 “19世纪移民到拉丁美洲和加勒比地区的大多数中国人来自广东省,尤其来自广州,这个城市有着2200年的商业历史,是一个国际化城市。” “苦力(指中国劳工,受雇于西印度和太平洋地区,如秘鲁等地的工作合同中)一旦获得自由,便开始发展自己的贸易技能。”
中国谚语说:“聚沙成塔”,“有备无患”。对于中国移民来说,需要有一种长期积极的财务视野。甚至在受雇工作的劳工中,他们的生活方式是要节俭的。在最早的移民中,有些中国人展示了他们的才华:例如,为其他受雇工人供应必需品,以开展小生意。当最早的中国移民合同到期时,大多数人将开始经营自己的小生意,将辛勤赚来的钱投资其中,有时甚至来自街头小商品的销售。与此同时,中国商人努力工作,扩大业务范围,甚至在其他商人不愿意前往的遥远或困难地方开展业务。中国商人在经营中非常灵活,例如给予常客信用,或为儿童提供小礼物,如糖果、玩具。节省金钱、节俭和经商的传统无疑有助于中国移民在秘鲁社会中谋生,使他们从“街头的中国人”过渡到企业家,例如20世纪的G&W易昌百货店、E.Wong超市连锁店、E.Lau Chun书店连锁店、Tai Heng或Tai Loy,以及涉足屠宰和鞋类行业,电影和戏剧企业,中医,以及中国报纸和杂志等行业。

组织
为了在一个陌生的国家生存和取得进步,中国移民不得不组织起来,建立相互支持的网络,促进各种类型的中国移民社团和协会的建立。随着移民人口的增加和时间的推移,中国移民组织得到了很大的发展。最早的协会是根据地理位置、家庭或语言组织成立的。然后出现了经济活动协会,旨在发展工业和商业。随着时间的推移,中国学校、中国报纸、面向中国人的医院、寺庙和其他慈善活动逐渐出现。中国移民在秘鲁有着悠久的历史,这也解释了中国社会组织很早就大规模出现。根据信息,上世纪80年代末有100多个中国社会组织(包括分支机构),其中几十个历史已有百年。著名的例子是秘鲁中华通惠总局,它于1884年开始建造总部,1886年清朝光绪皇帝正式发布法令,批准特使郑藻如的出访,旨在建立中秘正式的有利于双方的业务,加强双方合作,创建最有益于在秘鲁的中国人的公共服务,促进互助,刺激中国传统文化,保护中国人的利益。

Mira también

VIAJERA CINCO MILLONES

Promoviendo el turismo Foto: Noticias de Taiwán Taiwán dio la bienvenida a su visitante número …