PROMOTOR DE CONCERTACIÓN

Primera vez en Perú y largas temporadas en China

El PH,D. Katayama Kazuyuki, nato de la prefectura de Hiroshima, nombrado embajador de Japón en el Perú, cuenta, en su dilatada experiencia, 38 años en el servicio diplomático, tras concluir estudios universitarios en Kyoto, y doctorados en las Universidades de Pekín y de Harvard, ingresó al Ministerio de Relaciones Exteriores del Japón, destacando con fulgurante trayectoria.
Fue Segundo Secretario y Primer Secretario en la embajada japonesa en la capital china y Cónsul General en Shanghái, además Primer Secretario, Consejero Económico y Consejero General de la representación en Washington, y Cónsul General en Detroit. En el interín del tiempo cumplió tareas en el portafolio como Director del Departamento Internacional de Energía, Director de Intercambios Culturales, Director (a) del Departamento de Propaganda; también, Bibliotecario y Ministro de Economía de la embajadas en Malasia y Bélgica.
Él nos recibe en un cálido ambiente de la nueva sede de la embajada en Jesús María. De rostro apacible y de carácter dialogante, responde con serenidad a las interrogantes. Katayama llega por primera vez a Perú disfrutando –a pesar de las obvias restricciones- de la hospitalidad, señalando que el país “es el centro de las civilizaciones andinas y cuenta con una larga relación diplomática, desde el 21 de agosto de 1873, cuando se firmó el primer Tratado de Paz, Amistad, Navegación y Comercio”, el primero en América Latina.
“La historia de la inmigración japonesa, que comenzó oficialmente con la llegada de 790 inmigrantes pioneros con contrato laboral al puerto de Callao en 1899, es la más antigua en Sudamérica. En base a estos sólidos vínculos, los dos países han venido desarrollado una fuerte relación de amistad. En el 2016, acordaron promover aún más sus relaciones elevándolas al nivel de socios estratégicos. En el 2019, Su Alteza Imperial la Princesa Mako realizó una visita oficial al Perú por el 120° aniversario de la inmigración japonesa. El Japón y el Perú han venido consolidando sus vínculos en diversos rubros como el de economía, cultura, deporte, arqueología, gastronomía entre otros y son socios mutuamente importantes e imprescindibles. Me siento feliz y sumamente afortunado de que, en mi vida diplomática, me hayan encomendado una gran responsabilidad en este país. Dedicaré el máximo esfuerzo para el mayor desarrollo de las buenas relaciones bilaterales”, precisa.
Previa, durante y después de la II Guerra Mundial las relaciones entre Japón y sus países vecinos fueron muy accidentadas, y aún no se ha restablecido una confianza plena ¿Cómo desarrollan actualmente las relaciones de Japón con China y la península coreana (tanto con el Sur como con el Norte)?, le preguntamos.
“La activa diplomacia con los países vecinos es uno los pilares de la diplomacia japonesa. Pese a que las posibilidades de visitas al exterior están considerablemente limitadas a causa de la pandemia, se han realizado, sin embargo, algunas, y se están llevando a cabo muchas reuniones telefónicas y virtuales para mantener e incrementar las buenas relaciones con los países vecinos. La relación con China, país vecino con el Mar de China Oriental en medio, es una de las relaciones bilaterales más importantes para Japón. Una relación estable entre las dos naciones es primordial para la paz, estabilidad, y prosperidad de la región y de la sociedad internacional”, precisa.
Agregando, “los dos países fortalecerán aún más sus vínculos si trabajan y aportan, ambos como potencias responsables, a los desafíos regionales y mundiales. En cuanto a Corea del Sur, es un país vecino importante, y una buena coordinación entre este país y el Japón es indispensable para la estabilidad de la región. El Japón seguirá utilizando de manera significativa el marco trilateral entre Japón-China-República de Corea. El Japón está tomando varias medidas de acuerdo a la política principal de su gobierno en relación a Corea del Norte, conforme a la Declaración de Pyongyang Japón-Corea del Norte; es decir, resolver íntegramente las cuestiones pendientes tales como los secuestros de ciudadanos japoneses y el programa nuclear y de misiles, poniendo fin de tal manera al triste pasado y normalizar las relaciones”.
Asimismo, recordando el tiempo en que fue Cónsul General en Shanghái, el diplomático se expande: “Las relaciones entre Japón y China son intergubernamentales y también hay intercambio entre personas. El presidente Xi Jinping y el entonces primer ministro Shinzo Abe celebraron la primera reunión como mandatarios en el marco de la APEC Beijing (2014), seguidas con una serie incluyendo en la oportunidad de la cumbre G-20 en la ciudad china de Hangzhou, llegando a un acuerdo de ir desarrollando sus relaciones estratégicas y de mutuo beneficio. La relación con China es una de las relaciones bilaterales más importantes para Japón, y el primer ministro Suga continua esa misma política básica”, refiere.
Japón y China están a punto de cumplir 50 años de la normalización de relaciones diplomáticas y son casi nueve lustros de la conclusión del Tratado de de Paz y Amistad, ¿cómo ve el futuro?
“Trabajamos muy duro para fortalecer los intercambios de los gobiernos, de empresarios y empresas, de personas. Profundizamos la mutua comprensión y ampliar la amistad”, reseña.

Relaciones Japón-Perú
Tanto Japón como Perú son países de la cuenca del Pacífico que forman parte del APEC, comparten el AAE (Acuerdo de Asociación Económica) y el CPTPP (Acuerdo Amplio y Progresista de Asociación Transpacífico, llamado TPP11); es decir, tienen profundos vínculos a través de las cooperaciones en desarrollo y cultura. También enfrentan desafíos comunes como la prevención de desastres por terremotos y tsunamis. Perú es el lugar de origen de algunas verduras principales como tubérculos, tomate, ají, maní, etc. y es un país gourmet donde las comidas como la nikkei llaman mucho la atención del mundo.
“El 2021 es el año de las elecciones presidenciales en Perú y, al mismo tiempo, se conmemora 200 años de su independencia. Además, en el cercano 2023 se cumplirán los 150 años desde el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Japón y Perú. Deseo promover aún más nuestras relaciones bilaterales aprovechando esta coyuntura”, precisa.
En ese sentido, Katayama explica que “el TPP11 es un acuerdo de asociación económica que promueve no sólo la liberalización de aranceles de los bienes, sino también de los servicios y de la inversión en la región de Asia-Pacífico, una de las zonas económicas líderes a nivel mundial. Además, este acuerdo estructura reglas del siglo XXI en diversos campos, como la propiedad intelectual, los servicios financieros, el comercio electrónico, las disciplinas o el orden en las empresas estatales, entre otros. El 8 de marzo de 2018, el TPP11 fue firmado por 11 países, incluyendo Perú y Japón, y el 30 de diciembre del mismo año, entró en vigencia en los primeros seis países ratificantes”.
El 2022 se cumplen 10 años de la vigencia del Acuerdo de Asociación Económica (AAE) bilateral, y el embajador nos da su visión: “Es un acuerdo integral que además de la liberalización del comercio de bienes y servicios (TLC), incluye áreas como la protección de la propiedad intelectual, la inversión, la contratación pública, la cooperación bilateral, entre otras. La relación económica y comercial entre ambos países se encuentra en muy buena situación, y Japón es uno de los socios comerciales más importantes del Perú. Respecto a la posibilidad de una renegociación del AAE, ésta se encuentra estipulada dentro del Acuerdo. Considero que ante la eventual necesidad debería ser evaluada teniendo como referencia tanto la actual relación económica bilateral como la nueva relación que surgirá luego de la ratificación del TPP11 en el Perú, y otros aspectos.

El trío económico
Japón y China mantienen fricciones con Estados Unidos, tres potencias económicas en el mundo. ¿Cuáles son las similitudes y las diferencias?, le inquirimos.
“En términos de escala, las fricciones comerciales entre Japón y EEUU y China con EEUU no son las mismas. Los superávits de Japón y Chine con EEUU son positivos, y las áreas que causan conflictos comerciales son diferentes. Las fricciones entre Japón y EEUU, en aquel momento, se concentraban en áreas como la fabricación de automóviles y de semiconductores. Por otra parte, el rápido progreso de China en los campos de alta tecnología, en los últimos años, ha hecho que EEUU se sienta amenazado. Japón y EEUU son países aliados con un tratado de seguridad. En cambio, China es una potencia independiente en términos de defensa y diplomacia. Es más fácil encontrar una solución a la fricción comercial entre Japón y EEUU. No se trata solo de una disputa en el campo económico. La naturaleza es diferente a la fricción entre Japón y EEUU. ¡Y el problema es más complicado!”, remarca.Y, ¿cuál es el impacto en Japón por la fricción comercial entre China y EEUU?
“EEUU y China son la primera y segunda potencias económicas, respectivamente, y ambos son los principales socios comerciales de Japón. La fricción, naturalmente, tendrá un impacto en Japón. Japón tiene muchas esperanzas de que ambas partes puedan encontrar una solución, ¡lo antes posible!. En particular, se puede seguir manteniendo el orden de globalización abierto y de Libre comercio que se ha formado, lo que es muy importante para China, Estados Unidos y la economía mundial”, responde el embajador.
(Raúl Chang Ruiz/Chang Tzutsi)

Mira también

ENERGÍA RENOVABLE POR LA TRADICIONAL

Sustitución avanza a paso pausado Foto: El periodico de la Energía La capacidad instalada de …