QUÉ HACER FRENTE A LA PANDEMIA

Las agencias de viajes y el turismo

El rubro de viajes y turismo como el resto del aparato económico enfrentan un presente y un futuro cargado de incertidumbre debido a la crisis enmarcada en la Covid-19, que ha cambiado drásticamente las vivencias cotidianas, incluyendo el confinamiento total o parcial que restringe aun más el movimiento tanto interno cuanto externo.
Evaluar el impacto económico, en el sector de viajes y turismo, es difícil en la actualidad pero las consecuencias serán relevantes hasta el retorno de la “normalidad”, sea en forma directa cuanto indirecta. Lo único cierto es “no bajar la guardia” y trabajar con tesón, porque la pandemia tampoco puede ser permanente en el tiempo, y son varios cientos de miles de familia que dependen del negocio.
La virtual inactividad vigente debe ser sustento para analizar fríamente el rubro turístico y reinventar el modelo para renovar propuestas no solo en el ámbito de las agencias sino con la que está relacionada: hotelería, líneas aéreas, alquiler de vehículos, restaurantes, museos y sitios arqueológicos, turismo vivencial y de aventura, ecoturismo, entre otros. Superado el trance, retomar el trabajo de fidelizar con nuevos componentes y apuntar al segmento de más joven edad, que es más curioso, emprendedor e independiente en sus decisiones.
“El turismo está paralizado, incluso muchas agencias ya quebraron o están a punto de quebrar, y como indican los medios ‘está en crisis’. Sin embargo, mi pensamiento es que no debemos apresurarnos en la reapertura –pues aun estamos en el inicio del proceso de vacunación- y con paciencia podremos salir adelante. Es una decisión difícil, pero peor será tener que enfrentar una tercera o cuarta ola de la Covid”, señala Mitsuyuki Tsumura, gerente general de Mickey Tour y presidente del Comité de Turismo de la Cámara de Comercio e Industria Peruana Japonesa.
Si bien el momento es difícil, él estima que hacia mediados de julio o agosto ya haya una buena cifra de vacunados y que el nivel de contagio se reduzca significativamente. Añade que el Gobierno debe apoyar al sector, mantenerlo activo y reactivarlo, replicando sistemas de Japón o China: es decir, cuando arriben turistas e ingresen al país se les tome pruebas moleculares o antígenas, con resultados en un tiempo de 1-2 horas, y de ser negativos los viajeros puedan circular con normalidad. Otra posibilidad es el llamado “pasaporte sanitario”, que podría ser beneficioso pero discriminaría al viajero que no desea vacunarse.
Los principales clientes viajeros de Mickey Tour proceden de Japón y China, e igual los miembros de esas comunidades residentes en el país. “Hasta antes del inicio de la pandemia y sus restricciones, hace un año, recibíamos un promedio anual de 10 mil turistas y desde Lima partían a Japón y China un aproximado de dos mil turistas. Ahora, estamos casi inoperativos”, puntualiza el ejecutivo.
“¿Qué es lo que le interesa más al visitante japonés o chino?”. Preguntamos. “Obviamente, la ciudadela incaica de Machu Picchu, las Líneas de Nasca, el lago Titicaca, las reservas amazónicas. Y también la gastronomía, especialmente la que se vincula con pescados y mariscos frescos y las verduras, pues son apasionados del arte culinario”, concluye Mitsuyuki Tsumura. (Ac-Ko).

Mira también

ENERGÍA RENOVABLE POR LA TRADICIONAL

Sustitución avanza a paso pausado Foto: El periodico de la Energía La capacidad instalada de …