RECORRIENDO NAGASAKI

El Parque de la Paz y alrededores

Desde Tokio: Rosa María Sakuda

Nagasaki es conocido porque un 9 de agosto de 1945 los Estados Unidos lanzó una bomba atómica sobre la ciudad de Nagasaki y de inmediato decenas de miles de personas murieron por efecto de la expansión y la ciudad quedó completamente destruida.
En la historia siempre quedará grabado en nuestras mentes ese horrible acontecimiento, pero Nagasaki es mucho más que la ciudad donde se lanzó la bomba atómica. Supo reconstruirse y hoy en día es una urbe moderna y única donde puedes disfrutar de muchos lugares turísticos dentro del centro de la ciudad.
El principal lugar a visitar fue el Parque de la Paz para hacer una reverencia y unas oraciones por las víctimas que murieron por efecto de la bomba atómica, luego recorrimos varios lugares turísticos que le iremos contando.
Llegamos al “Parque de la Paz”, subimos las escaleras electrónicas y lo primero que vimos fue la “Fuente de la Paz”. Caminamos hacía el fondo y en el camino, a los lados, había muchas otras esculturas dedicadas a la paz mundial. Pero el objetivo era visitar la “Estatua de la Paz”, símbolo principal. Así, después de caminar unos cuantos metros llegamos al lugar. Miramos y en la parte de abajo tenía unas flores como símbolo de descanso por aquellas personas fallecidas, a los dos costados unas grúas de origami con un significado de recuperación. La estatua tiene 10 toneladas de peso y está hecha de bronce. Su diseñador Kitamura Seibo realizó la obra en el décimo aniversario del lanzamiento de la bomba.
Esta estatua está representada por un hombre que alza la mano derecha señalando la amenaza de las armas nucleares, el brazo izquierdo extendido significa tranquilidad y paz mundial. El físico robusto representa el amor y la omnipotencia, los ojos cerrados son símbolo de oración para la paz de las almas de las víctimas. Si se observa bien, la pierna derecha está doblada como los budas en estado de meditación, pero la izquierda está como preparada para apoyar en cualquier momento.
Luego de estar un rato reflexionando ante la estatua por la parte de adelante, fuimos atrás para ver el paisaje combinando la espalda con el cielo azul, los árboles verdes y el fondo del camino. Tras el recorrido, tomamos el camino de retorno. Ya saliendo de la zona de la “Estatua de la Paz”, vimos campanas con detallada descripción, así que nos acercamos. Estás son conocidas como “Campana para la Paz Mundial” y que desde 2008 suenan todos los años entre el 6 al 9 de agosto, y el 9 suena a las 11:02 horas, momento del lanzamiento del fatal misil. Así como le comentaba vimos unas descripciones y pudimos leer unos relatos de algunos sobrevivientes.
Luego, continuamos el sendero viendo las diversas esculturas, todas dedicadas principalmente a la paz mundial. Incluso habían de otros países que se recibieron como donaciones.
Posteriormente, nos encontramos con una guía que nos indicó para ir al epicentro del estallido. Así que cruzamos la calle, y ya estábamos en el sitio. Se menciona que es el lugar exacto donde la destructiva arma dejo su imborrable huella el 9 de agosto de 1945. En el medio hay cenotafio negro y al lado un pilar de la antigua catedral de Urakami como símbolo de lo que quedó relativamente en pie ese fatídico día. Al acceder se siente esa atmósfera de tristeza a causa de las víctimas que ocasionó el lanzamiento de la bomba atómica. Para ir al museo hay que bajar, pero no es una bajada normal, si no es en forma de caracol y va mostrando los diferentes años desde la actualidad al año 1945 en la que supuestamente el visitante arriba al momento después.
Cuando se llega al año 1945, al ingreso hay un reloj de pared de ese momento, todo dañado por la bomba y que se quedó parado a las 11:02 de la mañana justo en el momento de la explosión. Más al fondo y a media luz se puede ver un poco del daño causado, nuevamente está la antigua catedral de Urakami con alguno de los escombros que quedó de ella.
En el salón del lado se podrá observar una réplica de la bomba atómica y su interior. Alrededor algunas fotos y artículos de cómo quedó graficado el día. Asimismo hay una pared donde puede leerse y aprender cómo fueron sucediendo los infaustos hechos. Una cronología de los eventos históricos y de la caída de la bomba atómica. Lo que sí da pena mirar son las fotos de los fallecidos y los heridos, así como las enfermedades que se produjeron a causa de la radiación.
Seguimos avanzando y vimos réplicas de las armas nucleares, un mapa de los países que poseen este armamento y cuántas tienen aproximadamente. Luego nos dirigimos hacia la salida y al lado estaba el Pabellón Nacional de la Paz
Llegamos al “Salón del Recuerdo” y encontramos unas paredes altas de vidrio, como pilares , emitiendo luz tenue combinada con la oscuridad. Este ambiente fue construido para recordar a todas las personas que fallecieron como consecuencia del lanzamiento de la bomba atómica y brindar una oración para su reposo eterno.
Y así, terminamos el día visitando uno de los lugares históricamente más tristes para el pueblo japonés, reflexionando a fin que no vuelva a repetirse.

Mira también

VIAJERA CINCO MILLONES

Promoviendo el turismo Foto: Noticias de Taiwán Taiwán dio la bienvenida a su visitante número …