Lo último

TERCER PASO ESPACIAL

Hacia la conquista del cosmos

El nuevo cohete portador Gran Marcha-5B de grandes dimensiones de China hizo el primer vuelo inaugural, transportando al espacio la versión de prueba de la nueva generación de nave espacial tripulada y una cápsula de prueba que más adelante será usada para traer carga de vuelta a la Tierra.
El exitoso vuelo inauguró el “tercer paso” del programa espacial tripulado de China, que va a construir una estación espacial, informó la Agencia de Vuelos Espaciales Tripulados de China (CMSA, siglas en inglés).
El cohete de color blanco fue enviado al espacio desde el Centro de Lanzamiento Espacial de Wenchang, ubicado en la costa de la sureña provincia insular de Hainan. Unos 488 segundos después, la nave experimental, que en esta ocasión viaja sin tripulación, junto con la versión de prueba de la cápsula para traer carga de vuelta, se separaron del cohete y entraron en la órbita planificada, dijo la CMSA.
El cohete Gran Marcha-5B, diseñado especialmente para el programa espacial tripulado de China, se usará principalmente para lanzar los módulos de la estación espacial, ayudando a ampliar las actividades aeroespaciales de China, dijo Wang Xiaojun, jefe de la Academia de Tecnología de Vehículos de Lanzamiento de la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China (CASC).
Modificado a partir del Gran Marcha-5, el nuevo gran cohete tiene una longitud total de 53,7 metros, aproximadamente la altura de un edificio de 18 pisos, una etapa central de cinco metros de diámetro y cuatro propulsores de 3,35 metros de diámetro, así como un carenado de 20,5 metros de largo y 5,2 metros de diámetro.
El cohete usa propulsores amigables con el medio ambiente, incluidos oxígeno líquido, hidrógeno líquido y queroseno. Cuenta con una masa de despegue de 849 toneladas y es capaz de enviar más de 22 toneladas de carga, equivalente al peso de más de 10 autos, a una órbita terrestre baja, que actualmente es la mayor capacidad de carga de órbita terrestre baja entre los cohetes de China.
El exitoso vuelo inaugural verificó el diseño del cohete. Una serie de avances tecnológicos han sido logrados, como la separación de un gran carenado y las cargas en el espacio y el control preciso del cohete para entrar en órbita directamente con alto empuje, sentando la base para la construcción de la estación espacial de China, indicó la CMSA.
La nueva nave espacial tripulada está diseñada para adaptarse a tareas múltiples que incluyen misiones de órbita terrestre baja y exploraciones del espacio profundo. La nave comprende una cápsula de servicio y una cápsula de retorno.
La misión probará las tecnologías clave de la nueva nave espacial como el control de su reingreso a la atmósfera, el blindaje térmico y la tecnología de recuperación, de acuerdo con la Academia de Tecnología Espacial de China subordinada a la CASC. Algunos experimentos de ciencia espacial, incluida la impresión 3D espacial, serán llevados a cabo en la nave experimental.
La versión de prueba de una cápsula de retorno de carga, que es flexible e inflable y que fue desarrollada por la Segunda Academia de la Corporación de Ciencia e Industria Aeroespacial de China, también fue enviada al espacio.
Antes del lanzamiento, se realizaron ejercicios conjuntos del cohete Gran Marcha-5B y la cápsula núcleo prototipo de la estación espacial en el Centro de Lanzamiento Espacial de Wenchang. Todo el personal que participa en la misión ha superado dificultades enormes causadas por la epidemia del nuevo coronavirus y los desafíos y la presión provocados por los fracasos recientes de los cohetes Gran Marcha-7A y Gran Marcha-3B.
En 1992, China comenzó su programa espacial tripulado con una estrategia de tres pasos.
Yang Liwei llevó a cabo el primer paso, enviar un astronauta al espacio y regresarlo a salvo, en la misión Shenzhou-5 en 2003. El segundo paso fue desarrollar avanzadas técnicas y tecnologías de vuelo espacial que incluyen actividad extra vehicular y acoplamiento orbital. Esta fase incluye el lanzamiento del Tiangong-1, una plataforma de transición para probar la tecnología de acoplamiento y el laboratorio espacial Tiangong-2.
Hasta ahora, se han cumplido 16 misiones importantes del programa espacial tripulado de China, con una tasa de éxito de 100 por ciento. China ha lanzado 11 naves espaciales tripuladas, una nave espacial de carga, la Tiangong-1 y la Tiangong-2, enviando a 11 astronautas al espacio y completando los dos primeros pasos del programa espacial tripulado.
El próximo paso es ensamblar y operar una estación espacial tripulada permanente. El lanzamiento de mayo fue la misión 331 de la serie de cohetes Gran Marcha.

第三步 迈向太空征服
中国为空间站计划发射新的长征5B火箭
2020年5月5日,中国新型大型运载火箭Long March-5B从海南省文昌航天发射中心发射升空。中国新型新型大型运载火箭Long March-5B
周二进行了处女飞行,将中国新的大型运载火箭的试验版发送给了一代载人飞船和一个返回太空舱用于测试太空。中国新型大型运载火箭“长征5B”(Long March-5B)周二进行了首次飞行,将中国新一代载人飞船的试验版和一枚载有返回舱的飞船送入太空进行测试。中国载人航天局(CMSA)说,这次成功的飞行开启了中国载人航天计划的“第三步”,即建设一个空间站。下午6点(北京时间),白色大火箭从位于中国南方岛屿省份海南省沿海的文昌航天发射中心爆炸。据CMSA称,大约488秒后,没有人员的实验性载人航天器,连同返回舱的测试版一起,与火箭分离并进入了计划中的轨道。长征5B专为中国的载人航天计划而开发,将主要用于发射空间站的模块。中国航天科技集团公司中国运载火箭技术研究院院长王小军说,长征5B运载火箭将有助于扩大中国的航天活动。新的大型火箭是在Long March-5的基础上进行修改的,总长度约为53.7米,与18层建筑物一样高,并具有5米直径的核心台和4个3.35米直径助推器,以及20.5米长和5.2米直径的整流罩。该火箭使用的环保推进剂包括液氧,液氢和煤油。它的起飞质量约为849吨,能够将22吨有效载荷(相当于10余辆汽车的重量)发送到低地球轨道,该轨道目前是中国火箭中最大的低地球轨道运载能力。成功的首次飞行验证了火箭的设计。
CMSA说,已经取得了一系列技术突破,例如分离了大型整流罩和有效载荷,精确控制了火箭以高推力直接进入轨道,为建设中国的空间站奠定了基础。新型载人航天器旨在适应多种任务,包括低地球轨道飞行任务和深空探索。该航天器包括服务舱和返回舱。中国航天技术研究院的中国航天技术研究院表示,该任务将测试新飞船的关键技术,例如控制其重返大气层,隔热和回收技术。一些太空科学实验,包括太空3D打印,将在实验飞船上进行。由中国航天科工集团第二研究院研制的回弹舱的试验版本也具有柔性和充气性,已于周二送入太空。在发射之前,长征5B火箭和空间站的原型核心舱已在文昌航天发射中心进行了联合演习。参加任务的所有人员都克服了由新型冠状病毒引起的巨大困难,以及长征7A和长征3B火箭最近的失败所带来的挑战和压力。1992年,中国从三步走战略开始了载人航天计划。杨立伟在2003年的神舟五号飞行任务中采取了第一步-将宇航员送入太空并安全返回。第二步是开发先进的太空飞行技术,包括舱外活动和轨道对接。此阶段包括发射“天宫一号”(一个测试对接技术的过渡平台)和“天宫二号”太空实验室。迄今为止,中国载人航天计划共完成了16次主要任务,成功率达100%。中国已经发射了11架载人航天器,其中一架载货航天器“天宫一号”和“天宫2号”,派出11名宇航员进入太空,完成了载人航天计划的前两步。下一步是组装和运营一个永久性载人空间站。

Mira también

MERECIDA C0NDECORACIÓN

Por talleres de capacitación El ministro de Salud, Víctor Zamora, condecoró a la misión médica …