TUSAN CON PREMIO ALMIRANTE GRAU

Estimular valores cívicos, morales y patrióticos

Foto: Link empresarial

En su décimo primera edición, la Marina de Guerra del Perú, la Fundación Miguel Grau y Telefónica entregaron el Premio Nacional Almirante Miguel Grau. Tal reconocimiento ocurre en el marco de la XI Cruzada Nacional “Somos Grau, Seámoslo Siempre”, que incentiva en la población los valores cívicos, morales y patrióticos que caracterizaron al ‘Caballero de los Mares’ y a la institución naval.
Este año los peruanos reconocidos por inspirar a los demás en los tres valores señalados, son: María Cortez, ganadora de la categoría “Dignidad”, directora de la institución sin fines de lucro Centro “Perú Niñez”, ubicada en Pamplona Baja, en San Juan de Miraflores. Este centro atiende a niños, jóvenes y adultos mayores con discapacidad o parálisis cerebral que se encuentran en estado de vulnerabilidad y abandono. Ellos reciben atención médica, psicológica y terapias gratuitas, pero lo más importante reciben el cariño y dedicación que necesitan para su bienestar integral. Asimismo, tienen a su cargo 140 ollas comunes en Lima Sur y brinda almuerzo a 200 pacientes externos del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN).
El tusan Antonio Tang, ganador de la categoría “Lealtad”, vecino del Pueblo de Infantas, que decidió conformar un comité vecinal para limpiar y dar nuevamente vida a la histórica Plaza de su distrito, la cual se encontraba en pésimo estado y se utilizaba para el consumo de drogas y fomentaba la delincuencia. Asimismo, gestionó ante la Marina de Guerra del Perú la donación de un busto del Héroe de Angamos, el cual dio nombre a la Plaza Miguel Grau, y hoy beneficia a los niños, jóvenes y adultos de la zona.
Enriqueta Zambrano, ganadora de la categoría “Honestidad”, es voluntaria de la Olla Común “Fe y Alegría”. Cada día emprende una gran misión: encontrar los víveres necesarios para que muchas familias, principalmente niños y ancianos vulnerables puedan desayunar y almorzar. Su trabajo se obstaculizó por la pandemia, pero su perseverancia y la generosidad de muchas personas la ayudaron a reponerse, culminar su objetivo y continuar ofreciendo alimento a las personas más necesitadas.
“Desde hace 11 años y de forma constante desde Telefónica del Perú somos aliados en esta iniciativa de la Marina de Guerra y la Fundación Grau. Resulta necesario identificar y amplificar la labor de aquellos peruanos y peruanas que día a día trabajan por su comunidad y contribuyen con mejorar la calidad de vida de quienes los rodean. Por ello, merece todo nuestro reconocimiento el trabajo que realizan María del Carmen, Directora del Centro “Perú Niñez”, Antonio Tang impulsor de la recuperación de la plaza del Pueblo de Infantas y Enriqueta Zambrano voluntaria de la Olla Común ‘Fe y alegría’”, dijo Pedro Cortez, presidente de Telefónica del Perú.

Mira también

COMPROMISO DE PROTEGER EL PLANETA

En la reducción de la temperatura Foto: Starkeholders.com La multinacional peruana Grupo AJE firmó durante …