UN MAR EN EL DESIERTO

Alucinante energía renovable

Foto: El Economista

China es el tercer país más grande del mundo por superficie. Su vasta extensión de terreno le permite tener varios tipos de clima, bosque, ecosistemas. Entre ellos destaca el desierto de Kubuqui (en la región China de Mongolia Interior) o el de Taklamakán, ubicado en la provincia de Sinkiang. En estos desiertos está sucediendo un fenómeno visual espectacular. Desde ciertas partes puede parecer que está surgiendo un mar en medio de la de arena. Sin embargo, este mar poco tiene que ver con el agua.
Echando un vistazo en lontananza, de las dunas amarillas del desierto de Kubuqi surge lo que parece ser un mar, de un azul brillante bajo el cielo del norte de China. Fila tras fila, miles de paneles solares cubren esta franja de Mongolia Interior, que de otro modo sería árida. Esta zona se encuentra a unos 500 kilómetros hacia el interior de China si se parte desde Pekín. Estos paneles son la pieza central de un proyecto de energía verde del tamaño de 20 Central Parks que proporciona suficiente electricidad para abastecer a 1,1 millones de hogares.
El gigantesco mar es solo una pequeña parte del plan del presidente Xi Jinping para realizar el mayor despliegue jamás realizado de capacidad de energía creada por el hombre. Para finales de esta década, China pretende construir el equivalente a 225 más de estas enormes bases de energías renovables en vastas zonas del interior del país.
Una vez completadas, estas bases de energías renovables sumarán 455 gigavatios de turbinas eólicas y paneles solares. Se trata de más capacidad de generación de energía limpia de la que actualmente está disponible en cualquier país fuera de China, y casi del tamaño de toda la red eléctrica –incluidas las plantas de carbón y los reactores nucleares– de la India, el tercer sistema más grande del mundo.

Mira también

VIAJERA CINCO MILLONES

Promoviendo el turismo Foto: Noticias de Taiwán Taiwán dio la bienvenida a su visitante número …