AMOR EN EL CREPÚSCULO

Buscando en áreas públicas

Entre notas breves, buscan pareja adecuada
En el parque, puede aumentar las probabilidades de tener citas a ciegas exitosas

Escribe: Sui-Lee Wee-The New York Times
Fotografías por: Yan Cong

Son viudos y divorciados en números crecientes: una nueva generación de solteros canosos que aprenden a navegar el romance en un país que se transforma rápidamente.
Zhao Lin se había acostumbrado a la vida de soltero, pero sus días y sus noches se volvían solitarias, por lo que decidió que era hora de buscar a su pareja ideal. Así, Zhao, de 78 años, terminó en el parque.
“He estado buscando durante más de un año”, dijo Zhao, asiduo de uno de decenas de rincones emergentes para solteros mayores en parques públicos en toda China. Hasta ahora, admite, los resultados han sido decepcionantes.
“Generalmente todo se limita a una conversación”, dijo Zhao, viudo desde 1971, un lamento familiar para los solteros frustrados, sin importar su edad. “No hay una segunda ocasión. Te decepcionan y no hay esperanza. ¿De qué sirve?”.
Tras décadas de crecimiento económico y cambio social han transformado las actitudes respecto del amor y el sexo entre los adultos mayores en China. Cada vez más solteros y asertivos, los ancianos solitarios del país están disponibles.
En los medios chinos, el fenómeno se ha llamado “amor de ocaso”. Los concursantes, ya entrados en años, ahora aparecen de manera constante en programas de citas chinos con nombres como Florecen las flores del melocotón, Viejos amigos emocionantes y Tomados de la mano. Han surgido salas de chat en línea para los solteros mayores.
Sin embargo, en China, ninguno de estos rincones tiene el mismo atractivo que los parques locales. En Beijing los ancianos han elegido Changpuhe y El Templo del Cielo. La municipalidad suroeste de Chongqing tiene un “rincón de ligue” en el parque Hongyadong. En la ciudad norteña de Xi’an, los residentes mayores se reúnen todos los miércoles y sábados en el Parque de la Revolución.
“Cuando van a China, mis colegas estadounidenses se sorprenden por todas las personas que socializan en el parque”, dijo Bei Wu, director de salud global e investigación de la vejez en la Universidad de Nueva York, que ha estudiado a los adultos mayores de China durante 30 años.
“Es una manera práctica para que un grupo se reúna”, dijo Wu. “En el parque, puedes aumentar las probabilidades de tener citas a ciegas exitosas”.
Una población que envejece implica que más personas están viviendo más tiempo que sus parejas. El número de viudos se acerca a los 48 millones, de acuerdo con un estudio de la Academia China de Ciencias Sociales, un grupo de investigación gubernamental. El grupo predice que el número aumentará a 118,4 millones para 2050.
Además, cuatro de cada cinco viudos quieren volver a casarse, de acuerdo con el Diario Popular, el periódico oficial, que citó una encuesta de la Academia China de las Ciencias. Otros han decidido dejar a sus parejas. En la capital, casi un tercio de los casos de divorcio fueron presentados por personas de 60 a 70 años, de acuerdo con el periódico Noticias Vespertinas.
La población creciente de adultos mayores solteros tiene implicaciones de salud pública. Los índices de infecciones de VIH están aumentando entre los adultos mayores chinos porque muchos no practican el sexo seguro, de acuerdo con el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades. Los casos entre los hombres chinos de 60 años o más, casi se han triplicado desde 2012, señaló.
Guan Yongnian, un hombre divorciado de 82 años, se considera un buen partido. Está sano y es un exitoso experto en caligrafía, escritor y profesor de tai chi, una forma menos agresiva de artes marciales popular en China.
Guan dijo que, en los últimos 30 años, sus amigos han tratado de presentarle otras mujeres. Se casó en sus 20, y tiene dos hijas de cincuenta y tantos, además de un hijo, que tiene casi 60 años. La lista de requerimientos de Guan para su futura esposa: idealmente en sus 40 —sí, la mitad de su edad—, limpia, inteligente, capaz y “no poco razonable”. Otras cualidades: ojalá “aporte alivio espiritual y felicidad”.
No obstante, las expectativas de Guan son bajas. “Actualmente, muchas personas no son limpias, se visten mal y no tienen la sofisticación de la buena crianza”, se lamentó. Había echado un vistazo a la multitud durante casi una hora y no planeaba dar el primer paso.
“Tengo un problema: cuando me llaman, no regreso la llamada”, dijo Guan, que estaba vestido con una gabardina caqui. “Soy muy poco razonable. Deben cazarme”. Una mujer que llevaba labial rosa y estaba vestida con un abrigo amarillo se posó frente a Guan, curiosa porque lo estaban entrevistando.
“¿Cuántos años tienes? ¿50? ¿60?”, le preguntó Guan. “Estoy en mis 60”, rio ella. “¿Ven?”, dijo. “Adiviné su edad”.
La mujer era Han Shuping. En realidad tenía 52 años. Era divorciada y había estado viniendo a Changpuhe durante dos años. Un hombre tocó su cabello antes de que ella lo alejara de manera juguetona. “La mayoría de los que vienen aquí son pésimos”, dijo Han. “Los hombres viejos te invitan a comer, a su casa y tratan de tener sexo contigo”.
Originalmente de la provincia central de Henan, Han dijo que era honesta con sus posibles pretendientes, pues les dice que es del campo y que no tiene pensión. Han dijo que quería “encontrar a alguien con quien pueda charlar y después establecer un lazo afectivo”.
“En esta etapa, el amor a primera vista es imposible”, comentó. Se mostró pesimista respecto de sus posibilidades. “Es muy difícil encontrar a alguien aquí”, dijo Han. “Los auténticos son muy escasos”.
Zhao, el viudo de 78 años, estuvo de acuerdo. Lamentó la franqueza de algunas mujeres.
“Quieren una casa, auto y dinero”, dijo Zhao, que era alto, llevaba anteojos y estaba vestido de manera elegante con una boina beige. “Te piden directamente que cambies los nombres en el título de propiedad. Es lo primero que dicen. ¿Acaso no es aterrador?”. Sin embargo, aún anhelaba una pareja para acabar con su soledad. “Es una situación miserable”, comentó.
Zhao habló de los “tres tesoros en esta vida”: que alguien sepa “cuando tienes frío o calor, cuando experimentas dolor o sientes desolación”. “Si jamás has vivido esos tres grandes tesoros, ¿cómo puedes entender qué es la dicha? ¿Qué es el dolor?”, dijo Zhao. “Así me siento yo ahora, pero antes no era así”.

Sui-Lee Wee ha sido reportera de la oficina de The Times en Beijing desde octubre de 2016.

中国公园里的“黄昏恋”
在公共场所寻找爱情
北京——赵林已经习惯了单身生活。但是日复一日,他感到越来越孤独,决定是时候该找个伴了。
这就是这位78岁的老人来到这座公园的原因。
“找了有一年多了,”赵林说。在中国各地的公园里,冒出很多单身老人相亲角,他是其中一个的常客。他承认,到目前为止,收获甚微
“但是聊一回就完事,”1971年太太去世后一直单身的赵林,像任何年纪的受挫单身人士那样感叹道。“那第二回都不会再(有),你就没有一点希望,有什么意义?”
30年来的经济增长和社会变革改变了中国老人的爱情观和性观念。单身老人越来越多,也越来越自信,这个国家的孤寡老人开始走入婚恋市场。
在中国的媒体上,这种现象被称为“黄昏恋”。在中国的相亲节目中,如《桃花朵朵开》、《精彩老朋友》和《牵手》,步入晚年的选手频频露面。还出现了单身老人的线上聊天室。
但在中国,这些地方都比不上当地的公园。
在北京,老年人选择去菖蒲河和天坛。在西南城市重庆的洪崖洞公园有一个“相亲角”。在北方城市西安,老年居民每周三和周六聚集在革命公园。
“当我的美国同事去中国时,他们惊讶于公园里有那么多人在社交,”纽约大学全球健康与老龄化研究负责人吴蓓说。她对中国老年人进行了30年的研究。
“这种聚会方式很实用,”吴蓓说。“在公园里,你可以增加成功相亲的机会。”
这一切的背后是人口结构。
人口老龄化意味着越来越多的人比配偶长寿。根据政府研究机构中国社会科学院的一项研究,寡妇和鳏夫加起来的总数接近4800万。该机构预计,到2050年,这一数字将增加到1.184亿。
中国共产党的官方报纸《人民日报》援引中国科学院的一项调查显示,每5名寡妇或鳏夫中有4名愿意再婚。
还有人选择离开配偶。据《北京晚报》报道,在北京,近三分之一的离婚案是由60至70岁的人提出的。
老年单身人口的增加对公共卫生也产生了影响。根据中国疾病预防控制中心的信息,许多中国老年人未对性行为采取保护措施,导致艾滋病感染率的上升。该机构说,中国60岁及以上男性的感染病例几乎是2012年的三倍。
10月,中央政府宣布了单独针对老年人的政策措施,加强艾滋病的预防教育。
缺乏知识是可以理解的。中国的老年人在年轻时,性是不能谈论的禁忌。人们通过朋友或媒人认识未来的伴侣。约会几乎是闻所未闻。
在中国的公园里,这可能会造成尴尬的场面。最近的一个周二,在紫禁城旁边绿树成荫的菖蒲河,老年男性们聚集在一起,仔细观察像壁花一样徜徉的男男女女。其中的几个人走来走去,等待与女性的目光接触。
一名老年男性在一位穿紫色外套的女性身旁坐了几分钟。然后,他靠近她问:“你多大了?”
“72岁,”她轻声回答。几分钟后,他们聊了起来。
许多人抱怨一些中国特有的择偶标准。比如,在这个罹患癌症可能导致破产的国家,养老金和医疗保险可以增加吸引力。
一些人说,丧偶的比离婚的受欢迎。他们解释说,
前者的情感负担较少。
“觅知音”,树下的石头上一张皱皱巴巴的棕色纸上写道,公园里还有几张类似的广告。“男,49生人,离异无负担。”这是一位李先生写的,他对妻子的期望是1米5左右,体重在60至70公斤之间,年龄在50至60岁之间,皮肤无暇。上面警告:“皮肤上无黑痣”。作为回报,李先生答应将自己100平方米的公寓留给任何“陪伴我由始至终”的人。另一位男性求婚者的广告则许诺游山玩水的生活,还承诺在中国东南沿海、美国和日本买房。82岁的离异男子关永年认为自己的条件不错。他身体健康、事业有成,是书法家、作家和太极拳老师。太极拳是在中国流行的一种柔和的武术形式。关先生说,在过去的30年里,朋友们一直在给他介绍对象。他20多岁结婚,现在两个女儿年过半百,一个儿子也年近六旬。关先生有一串择偶标准:最好是40多岁(是的,年龄是他的一半),讲卫生、聪明、能干,而且“不会又不讲理”。其他的加分项:如果“能带来精神的解脱和愉快”就更好了。但关先生并不抱太大希望。“现在这人都不讲卫生,穿得很差,很没内在的修养,”他嗤之以鼻地说。他四处打量近一个小时,并不打算采取进一步行动。“我有一个毛病,给我打电话,我不带回的,”身穿棕色风衣的关先生说。“我不讲理,你得追我,说白了吧。”一个擦着粉红色口红、身穿黄色外套的女士在关先生面前逗留,对他接受采访感到好奇。
“你现在多大了?50多?60多?”关先生问道
“60多,”她笑着说。“看见没?”他说,“我猜对了。”
这位女士叫韩书平。她其实52岁。离异,来菖蒲河公园已经两年了。一个男人轻拂她的头发,她开玩笑地将他挡开。“大部分人品太差了,”韩女士说。“老头就立马就想跟你几乎都是,就是比如说吃顿饭,或者约你去他家,都想给人干上床。”韩女士来自中部的河南省,她说她对交往对象很诚实,会告诉他们自己来自农村,没有退休金。韩女士说,她想“俩人家聊天去聊天,就是觉得互相喜欢,慢慢产生感情”。“你说这岁数一见钟情,我觉得不可能,”她说。她对自己的前景感到悲观。“反正就是在这里都不好找,”韩女士说。“真正成的极少极少。”78岁的鳏夫赵先生对此表示赞同。他感叹,有些女人太直接。“要房子、要车、要钱,”赵先生说。他高高的个子,戴着眼镜和米色的鸭舌帽,打扮得很时髦。“来了就直接你把房本能改了吗?一见面就先提这个,那真挺可怕的是吧?”但他仍然渴望有个伴来排遣寂寞。“另外挺惨的,”他说。赵先生谈到“人活这一世上有三大宝”——“一个是有人知冷知热,这是一个,有人知你疾苦,有人知你心里难受。”“这三大宝,你不懂这三大宝,你怎么理解人生什么叫幸福,什么叫痛苦?”赵先生说。“我就现在特别感觉这样,我原来我没感觉到。”

黄瑞黎(Sui-Lee Wee)自2016年10月起任时报驻北京分社记者。她报道中国的商业、消费者、卫生保健以及人口和经济的交叉议题。

Mira también

COMBATIENDO EL CÁNCER

Cooperación con transnacional El ministro de Salud y Bienestar, Chen Shih-chu, con funcionarios del sector …