DÍA DE LA FUNDACIÓN NACIONAL DEL JAPÓN

Grabado del emperador Jinmu, inicios de la era Meiji. Foto: Wikipedia

¿En qué momento empezó a configurarse el país del Sol Naciente? Un archipiélago conformado por más de seis mil islas, que suman cerca de 380 mil kilómetros cuadrados de tierra y 3,100 de agua, en el Océano Pacífico, al nor este de China y al este de la península coreana y al sur de Siberia. A pesar de ser más del 70% montañosa, la habitan, actualmente, unos 130 millones de japoneses.
La historia de Japón (日本の歴史 o 日本史 Nihon no rekishi / Nihonshi) cuenta con antecedentes variados, entre ellos aislados por la naturaleza geográfica o por influencia exterior, concretamente de China, de la cual está separado por el mar Meridional.
En el paso del tiempo, llegó aquel instante en que Japón inició el proceso de convertirse en una nación, un estado y una patria. Se estima que el Día de la Fundación Nacional (建国記念日 kenkoku kinen-bi, también 建国記念の日, kenkoku kinen-no-hi) es el 11 de febrero; considerada fecha del nacimiento y también de la familia imperial por el legendario primer soberano Jinmu quien, según la leyenda, estableció su capital en Yamato el año 660 aC; previo a este acontecimiento, los habitantes creían que los dioses gobernaban el archipiélago.
Fue en este momento, el día de la entronización de Jinmu como primer emperador japonés, que se convirtió en una fiesta nacional y se llamó Día del Imperio (Kigen-setsu); el 11 de febrero de aquel entonces que se determinó como el día de la entronización calculando la fecha en el calendario solar correspondiente a la fecha registrada en las Crónicas de Japón, la primera historia compilada por órdenes imperiales.
Antes de la II Guerra Mundial, el Día del Imperio era considerado uno de los cuatro días festivos más importantes de Japón. Era festejado con pompa y alegría. Se realizaban grandes desfiles y festivales en el Palacio Imperial y los principales santuarios sintoístas.
Minamoto no Yoritomo hacia el 1192 dC instauró el shogunato que quedó en el Gobierno durante siete siglos; empero, en el interín estalló la Guerra Onin (1467) que desencadenó una serie de enfrentamiento bélicos, hasta que en 1573 Oda Nobunaga inició un proceso de unificar el imperio; sin embargo, fue traicionado por uno de sus generales, razón por la cual Toyotomi Hideyoshi vengó su muerte y culminó la unificación en 1590.
A la muerte de Toyotomi, el conjunto insular volvió a dividirse, los que apoyaban a su hijo Hideyori y los que apoyaban a uno de los daimio principales, Tokugawa Ieyasu. En el enfrentamiento, batalla de Sekigahra, Ieyasu se hizo de la victoria, siendo nombrado oficialmente shogun en 1603, instaurando el shogunato Tokugawa (era Edo).
El período Edo se caracterizó por ser pacífico, y por la decisión de cerrar las fronteras para evitar el contacto con el exterior. El aislamiento terminó en 1853 cuando el comodoro estadounidense Matthew Perry obligó el abrir puertas y firmar una serie de tratados con las potencias extranjeras (llamados «Tratados desiguales»).
El último shogun Tokugawa renunció en 1868, dando comienzo a la era Meiji, llamada así en honor al emperador reinante que asumió el poder político. Se inició la modernización del país para dejar el sistema feudal y el de los samurái, la capital fue trasladada a Tokio, iniciándose proceso de occidentalización y Japón emergería como el primer país asiático industrializado.
En paralelo, surgió un proceso expansionista hacia naciones vecinas, lo que los llevó a enfrentarse militarmente a sus pares ruso y chino. A la muerte del emperador Meiji, Japón se había convertido en un estado moderno, industrializado, con un gobierno central y como potencia dentro de Asia, rivalizando con Occidente.
El fin de la II Guerra y tras la explosión de dos bombas atómicas (Hiroshima y Nagasaki), Japón recuperó su soberanía tras la firma del Tratado de San Francisco y emprendió un inusual crecimiento económico con la ayuda de la comunidad internacional.
Con el inicio de la era Heisei, bajo el emperador Akihito –emérito, tras abdicar-, Japón sufrió una grave recesión económica en la década de 1990, y socialmente se enfrentó a un descenso de la natalidad y al rápido envejecimiento de la población. En los primeros años del siglo XXI, Japón ha comenzado a reformar las prácticas que regían desde la posguerra a la sociedad, al gobierno y a la economía.

Mira también

INVIERTE LA TENDENCIA

La población aumenta Foto: Asia News La población de Taiwán registra un ligero aumento por …