ECONOMÍA EN ASCENSO

Incrementando exportaciones y divisas

Otro tigre asiático, catapultado al club de potencias de rentas altas, Corea del Sur, certificará una modesta recesión, de un 1% en el conjunto del año, con claras señales de recuperación de la Gran Pandemia, tanto de la crisis sanitaria, como del bache de actividad. Ambos PIB, el de Taiwán y el surcoreano, se han aprovechado de unas divisas estables y con cotizaciones propicias para espolear sus exportaciones. Sus sectores exteriores han sido los motores de un despegue del dinamismo que cobra cierta velocidad de crucero.
Mientras las economías del mundo entero combaten por salir de los números rojos y sacudirse los efectos de la gran pandemia, Taiwán ha descubierto la senda de la recuperación. Un sendero, además, que se revela luminoso. Porque, según las predicciones del comité de economistas de Bloomberg, podría eludir la recesión y certificar un crecimiento del 1% en el conjunto de 2020.
De constatarse esta predicción, sería la segunda economía, entre las mayores del mundo, tras la China, que aumentaría su producción en un 2%, en abandonar la contracción. Sin duda, una de los motivos de este dinamismo en tiempos de crisis galopante como los actuales, ha sido la creciente demanda de productos manufacturados; especialmente, a petición de EEUU y como consecuencia directa de los conflictos arancelarias desatadas entre Beijing y Washington.