Lo último

REITERA PEDIDO DE INGRESO A OMS

Frente a pandemia Covid-19

Dr. Chen Shih-chung
Ministro de Salud y Bienestar

La amenaza de las enfermedades infecciosas emergentes para la salud mundial y la economía, el comercio y el turismo no ha disminuido jamás. Debido a la facilidad del transporte internacional, las pandemias pueden extenderse rápidamente por todo el mundo. Hay ejemplos históricos y también han surgido graves epidemias regionales.
Hoy en día, una nueva forma de neumonía que surgió por primera vez en Wuhan, China, a finales de 2019 y que desde entonces ha sido clasificada como la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19), ha causado una pandemia mundial.
En el tiempo transcurrido desde que fue duramente golpeado por el brote de SARS, Taiwán ha estado en un estado de preparación constante ante la amenaza de enfermedades infecciosas emergentes. Como resultado, cuando se confirmó por primera vez la información relativa a un nuevo brote de neumonía, comenzó a aplicar la cuarentena a bordo de los vuelos directos procedentes de Wuhan y estableció un equipo de respuesta a la enfermedad y activó el Centro de Comando Central de Epidemias (CECC, siglas en inglés) como entidad gubernamental y capaz de integrar eficazmente los recursos de varios ministerios y de dedicarse plenamente a la contención de la epidemia. La enfermedad no conoce fronteras y en respuesta a la amenaza de la epidemia de la COVID-19, Taiwán ha puesto en marcha planes dinámicos relativos a medidas de cuarentena fronteriza, incluyendo la cuarentena a bordo, la toma de temperatura, declaraciones de salud y una cuarentena domiciliaria de 14 días para aquellos pasajeros procedentes de naciones que hayan sido clasificados en el Nivel 3 de Advertencia.
Además, ha establecido un sistema electrónico de cuarentena de entrada, que permite a los pasajeros, mediante un número de teléfono móvil local, rellenar información sanitaria a través del teléfono. Mediante un mensaje de texto, la persona recibirá un pase de declaración de salud. Ello está conectado con el sistema de gestión de apoyo a la comunidad, que permite brindar servicios de asistencia médica.
Taiwán también ha aumentado su capacidad de realizar pruebas de laboratorio, ampliado el alcance de su vigilancia e inspecciones según la evolución de la epidemia de COVID-19, y ha repetido los test a personas de mayor riesgo que ya habían dado resultados negativos, incluidos los pacientes con síntomas de gripe grave.
Taiwán ha designado 50 hospitales y centros médicos regionales y 167 clínicas y hospitales públicos para crear un sistema escalonado de pruebas. Estos están obligados a establecer salas o áreas especiales; en principio, los pacientes de COVID-19 son aislados y tratados individualmente en estas salas y áreas para prevenir las infecciones intrahospitalarias.
La seguridad de la salud mundial requiere de los esfuerzos de cada persona para garantizar una respuesta óptima a las amenazas y a los desafíos de la salud pública. Taiwán, aunque no es miembro de la OMS, no puede estar solo y debe ser incluido en la lucha contra tales amenazas y desafíos. Taiwán ha cumplido con sus responsabilidades como ciudadano global y ha cumplido con el Reglamento Sanitario Internacional 2005 (RSI 2005) al notificar a la OMS los casos confirmados de COVID-19.
Taiwán ha comunicado a sus vecinos de la región y compartido los datos de la secuencia genética de la COVID-19 con la Iniciativa Global para el Intercambio de Todos los Datos sobre la Gripe (GISAID, siglas en inglés)., colaborando con sus socios globales para responder con seguridad a la pandemia.
Si la misión de la OMS es, en efecto, garantizar el más alto nivel posible de salud para todos los seres humanos, entonces la OMS necesita de Taiwán igual que Taiwán necesita de la OMS, a pesar de estar fuera por consideraciones políticas.
Instamos a la OMS y a las agencias conexas a que reconozcan las duraderas contribuciones de Taiwán a la comunidad internacional en las esferas de la salud pública, la prevención de enfermedades y el derecho humano a la salud, y a que incluyan a Taiwán en la OMS y en sus reuniones, mecanismos y actividades. Taiwán seguirá colaborando con el resto del mundo para asegurar que todos disfruten del derecho humano fundamental a la salud, tal y como se estipula en la Constitución de la OMS, haciéndonos eco del lema de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas para 2030: “Nadie debe quedar atrás”.